Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El bálsamo tecnológico en el juego

El bálsamo tecnológico en el juego

La regulación del juego en línea en 2012 abrió un nuevo mercado a los principales operadores de juegos y apuestas españolas e internacionales en España. En un período de cuatro años, las cantidades jugadas en los juegos online aumentaron exponencialmente. Según los últimos datos públicos por la DGOJ, en el pasado verano de 2016 se jugaron un total de 2.579 millones de euros y un GGR de 102,98 millones de euros. Una parte importante de las explicaciones se fundamentan en el boom mediático (televisión, publicidad, promoción) y en los avances tecnológicos.

El ordenador de sobremesa es una herramienta útil para las webs de casas de juego online, azar y páginas de pronósticos. Es un mercado expansivo donde importantes compañías han conseguido un filón para aumentar sus beneficios debido a la variedad de juegos de mesa, tragaperras, lotería virtual, etc.; sin olvidar que Internet consolida un amplio abanico de estrategias de bonos y premios para fidelizar a un potencial cliente. Pero la llegada de los smartphones a la vida de los ciudadanos también ha supusto un revulsivo para el sector.

Grandes operadores de juego como Bwin, Ladbrokes o 888 cuentan no solo con versión adaptada al móvil -servicio que ofrecen la mayoría de casas-, también ofrecen aplicaciones compatibles con Apple y Android. Además, este servicio se popularizó con anuncios en televisión de la mano de estrellas del espectáculo y del deporte. Pero los avances no acaban aquí. La evolución del mercado se aprovecha de los nuevos medios tecnológicos.

A lo largo del convulso 2016, uno de los conceptos más repetidos fue “Realidad Virtual”. Fue la confirmación de una nueva tecnología gracias a proyectos como Oculus Rift, HTC Vive, Sony VR o Steam VR. Pero, ¿cómo funciona un aparejo de VR?

El mecanismo no es complicado. A grandes rasgos, se tratan de unas gafas de realidad virtual que ofrecen una visión panorámica al jugador y la inmersión en el contexto de juego. Para ello, se inserta un dispositivo móvil en la carcasa de las gafas para la transmisión del vídeo y así poder jugar e interactuar con representaciones en alta resolución y unos gráficos superiores a los de un videojuego corriente. Además, dispone de unos mandos en la propia carcasa e incluso un joystick para el control del juego en cuestión.

Un ejemplo de proyecto es Casino VR, un juego en línea en realidad virtual con el engranaje de Oculus Rift, donde un participante puede jugar e interactuar con otros jugadores virtuales al Texas Hold’em. Otra marca que consiguió sacar adelante su plataforma VR es SlotsMillions, un juego ubicado en el de un rascacielos y que ofrece juegos de casino en 3D. Tampoco resulta una sorpresa el trabajo de Microgaming en lanzar sus propios productos. La compañía diseñó aplicaciones para de VR para las Google Glass, así como otros juegos para usarse con Oculus Rift. NetEntertainment tampoco se ha quedado atrás y en la conveción ICE 2016 presentó diversas tragaperras para realidad virtual. El mercado está abierto; otra cosa es la evolución en el futuro, si se consolida o queda en una burbuja.

Pero no todo es oro lo que reluce. También existe la otra cara de la misma moneda, los problemas de ludopatía. Comunidades como Extremadura ha conformado una Red de Juego de Extremadura, una iniciativa de la Secretaría Técnica de Drogodependencias (SES) que auna a un grupo de profesionales con el propósito de estudiar y trabajar con aquellas personas que han convertido las apuestas y el juego en el centro de su vida. Otro factor clave es la variación del perfil de adicto al juego: cada vez más jóvenes, entre 18 y 30 años, incluso entre chavales de 17 años.

Además, otro de los puntos polémicos es la seguridad del jugador. Todos los operadores reglados y permitidos en España por deben cumplir con unos estándares para proteger a los jugadores y grupos vulnerables como los menores. Según las normas recogidas en la web de la DGOJ, el desarrollo de las actividades online deben cumplir “requisitos jurídicos y técnicos establecidos por la Ley […] un juego justo, íntegro, fiable y transparente”. Todos los opreadores legales en España llevan doble sello: ‘JugarBien.es’ y ‘Juego Seguro’. No obstante, hay asociaciones que consideran que el pastel publicitario debería estar más regulado para evitar riesgos. Habrá que estar atentos a futuros acontecimientos.

Fuente: LaVozDeAlmeria