Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Libratus vapulea a cuatro de los mejores jugadores de póker

Libratus vapulea a cuatro de los mejores jugadores de póker

Libratus, el programa de inteligencia artificial desarrollado por la Universidad Carnegie Mellon (UCM), ha hecho historia al derrotar a cuatro de los mejores jugadores de póker del mundo, en la modalidad Texas hold’em sin límites, en partidas de a dos. La competición, llamada ‘Cerebro contra inteligencia artificial: subiendo la apuesta’, se ha desarrollado durante 20 días en el Rivers Casino de Pittsburgh (Estados Unidos).

En total, se han jugado 120.000 manos -un número muy elevado para intentar neutralizar el factor suerte-. Libratus ha vencido, uno a uno, a Jason Les, Dong Kim, Daniel McAulay y Jimmy Chou. La ventaja total acumulada sobre ellos ha sido de $1.766.250 en fichas, según ha informado la propia universidad.

El programa ha sido creado por el profesor Tuomas Sandholm y su estudiante Noam Brown. “Esta importantísima victoria tiene validez científica. No ha sido cuestión de suerte”, han valorado ambos una vez que ha finalizado el campeonato y los cuatro jugadores profesionales han caído derrotados sin paliativos ante el bot.

Para la inteligencia artificial, el póker es un juego más complejo que el ajedrez, el ‘go’ o las damas. Lo que le hace tan esquivo es, fundamentalmente, su información imperfecta o incompleta. Los jugadores de póker no ven las cartas de sus rivales, por lo que no disponen de toda la información necesaria para tomar las decisiones.

Así, el póker no es un juego matemático, sino de habilidad. Además del cálculo, entran en escena otros factores como la suerte, el lenguaje corporal, la psicología, el engaño… No se puede ser un gran jugador al póker sin dominar el arte del “faroleo”, lo que en el argot se conoce como “bluffear”, tanto para despistar a los rivales, como para adivinar sus faroles.

Este nuevo hito logrado por la inteligencia artificial podría tener implicaciones en cualquier ámbito donde la información es incompleta. La estrategia militar, la toma de decisiones empresariales o incluso los tratamientos médicos podrían beneficiarse de programas de inteligencia artificial similares a Libratus.

“Aprende por tu cuenta”
“No hemos enseñado a Libratus a jugar al póker. Lo que hicimos fue facilitarle las reglas del póker y decirle: aprende por tu cuenta”, confiesa Noam Brown.

“Después de que el juego terminara cada día, un meta-algoritmo ha analizado qué agujeros del programa habían identificado los jugadores profesionales y explotado en la estrategia de Libratus”, explica Sandholm, según recoge la Universidad Carnegie Mellon.

“A continuación, utilizando el superordenador cada noche, ha priorizado los agujeros y ha parcheado los tres más importantes. Esto es muy diferente de cómo se ha utilizado hasta ahora el aprendizaje de la inteligencia artificial en el póker. Normalmente los investigadores han desarrollado algoritmos que tratan de explotar las debilidades del oponente. En cambio, aquí la mejora diaria se basa en arreglar los agujeros de nuestra propia estrategia”, añade.

Libratus ha estado asistido por el Centro de Supercomputación de Pittsburgh, operado conjuntamente por la Universidad Carnegie Mellon y la Universidad de Pittsburgh.

Fuente: RTVE