Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Tras el Brexit, Gibraltar preocupa a los operadores de juego online

Tras el Brexit, Gibraltar preocupa a los operadores de juego online

En un informe reciente, operadores como 888 consideran que la situación política de la colonia británica ofrece un riesgo potencial para el negocio del juego online.

Para algunos líderes del sector, Gibraltar se está transformando en un problema. La cuestión fue planteada por 888 Holdings, operadora de juegos online que tiene licencia en dicha jurisdicción y estima que la situación política actual -luego del Brexit- es un riesgo potencial para su negocio.

En su reporte anual, la compañía afirmó: “La situación de Gibraltar, como resultado del Brexit, no está clara. Si 888 permaneciera registrada, licenciada y siguiera operando en la colonia en estas circunstancias, su capacidad para suministrar servicios de apuestas dentro de la Comunidad Europea se verá limitada”.

La empresa ha sido la primera del sector en mostrar al Brexit como un “potencial riesgo para sus operaciones”. El mes pasado, Itai Frieberger (CEO de 888) destacó “como una estrategia clave en los valores corporativos” la importancia de crecer dentro de los mercados europeos regulados.

La combinación de impuestos bajos a las empresas (1% del capital) más la plena adhesión de Gibraltar a la Unión Europea hicieron que la colonia se transformara en el sitio operativo de más de 30 operadoras de juegos online, incluyendo a GVC, BetVictor, 888 Holdings y 32Red.

Si bien las apuestas online siguen siendo el mayor empleador de personal de Gibraltar -con más de 5.000 trabajadores-, la Licencia de Juego Remoto de la colonia podría ser insuficiente para cubrir las necesidades de 888, por ejemplo, ya que algunos países miembros de la Unión Europea podrían considerar como intangibles las disposiciones reguladoras de Gibraltar, sobre todo una vez que el Reino Unido abandone oficialmente la UE.

En enero pasado, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (ECJ) dictaminó que el Reino Unido y Gibraltar deben ser considerados como “entidades únicas” en lo que refiere a su libertad de prestación de servicios empresariales.