Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Las compañías que mueven el Juego Online en España

Las compañías que mueven el Juego Online en España

Es uno de los sectores más jóvenes. Sólo han pasado cinco años desde su regulación y ya es capaz de mover 10.000 millones de euros durante el último ejercicio. Pero el escándalo del amaño de partidos en Segunda B para ganar apuestas, con el Eldense como punta de lanza, y las dificultades para controlar los problemas con el juego de los más jóvenes, lo han vuelto a colocar en primera línea de la actualidad.

¿Qué empresas están detrás de esta actividad? ¿Cuánto ingresan con ella? ¿Y cuánto ganan? No es fácil saberlo. La mayoría de los grandes operadores no tienen su sede en España. Están en Malta o en Gibraltar, así que no tienen la obligación de presentar sus cuentas de resultados al Registro Mercantil español. Tampoco tienen que verse las caras con Hacienda a la hora de pagar el Impuesto de Sociedades.

Así sucede con algunos de los principales nombres del sector, como las empresas que están detrás de webs como 888, Pokerstars, Bwin, Botemanía o Betfair. Otras, como Bet365 sí tienen sede en España.

Desde su regulación en 2011 (aunque muchos operadores ya permitían apostar desde España, pero de forma alegal) se han concedido 51 licencias para operar en este mercado, aunque algunas empresas, en concreto 8, aún no tienen página web, según los registros que figuran en la Dirección General de Ordenación del Juego, que depende del Ministerio de Hacienda.

De ese medio centenar de sociedades, sólo ocho son rentables, según indicaron fuentes del sector. Las más grandes: Bet365 (que opera con una sociedad con sede en España y otra en el Reino Unido); William Hill (con sede en Gibraltar), Sportium (en España), Betfair y Bwin (ambas con sede en Malta).

La regulación aprobada por el segundo Gobierno de Rodríguez Zapatero exigió a las empresas del sector una licencia. Y ahí abrió la puerta a tener la sede social bien en España, bien en territorio comunitario, Gibraltar y Malta, con un impuesto de sociedades más favorable) incluidos. En Malta, por ejemplo, el Impuesto de Sociedades ‘teórico’ es del 35%, pero ese porcentaje, en la práctica, puede reducirse hasta casi cero, según denunciaron Los Verdes. “Muchas empresas utilizan Gibraltar o Malta porque les permite operar en muchos países. En vez de tener 20 instalaciones tecnológicas, tienen tres”, indican las citadas fuentes.

Bet365 opera en España bajo dos sociedades. Ambas cuentan con licencia para operar en el segmento de las apuestas online, según figura en la Dirección General de Ordenación del Juego. La primera, Hillside España Leisure SA. La segunda, Hillside Spain New Media PLC, que tiene su sede en Reino Unido, así que no hay datos en el Registro sobre sus cuentas.

En el caso de su sociedad ‘made in Spain’, aunque con accionariado británico, su volumen de ingresos es de 6,4 millones de euros, según memoria del ejercicio 2015, el último con cuentas presentadas ya que concluyó el 31 de marzo de 2016. “Los productos de apuestas de la empresa han registrado un incremento significativo de usuarios activos, superando el crecimiento del año anterior tanto en términos absolutos como en porcentaje”, argumenta en su memoria.

Pero no es suficiente para ser rentable. Hillside España Leisure, asume que su “dirección anticipó que durante los primeros años de actividad el resultado sería negativo”. Así,durante ese ejercicio, registró números rojos por importe de 1,97 millones de euros. Un año antes, asumió pérdidas por valor de 2,35 millones. “En cualquier caso, la dirección y la empresa matriz se muestran confiadas en que a largo plazo la sociedad generará beneficios y, por consiguiente, contribuirá positivamente a los resultados del grupo”.

¿Cómo está creciendo el sector?
Este sector no ha dejado de crecer en los últimos años. En cuatro años se ha duplicado prácticamente la cantidad que ha movido el juego online en España. De los 5.600 millones de euros de 2013 a los casi 10.900 millones del pasado ejercicio.

Y todo apunta a que no va a dejar de crecer. La tendencia mensual señala a un crecimiento exponencial. El pasado diciembre se logró superar, por primera vez en la historia, los 1.000 millones de euros jugados en un mes, según las cifras de la Dirección General de Ordenación del Juego. Fuentes del sector aseguran que el ritmo de crecimiento anual se mantendrá inalterable entre el 25% y 30%.

Sin embargo, todo esto no son ingresos para las compañías. De hecho, se estima que apenas un 5% de toda esa cantidad es, realmente, facturación real para estas compañías, al excluir de ahí todos los premios. Es decir, menos de 500 millones son los que entran verdaderamente en la ‘casa’. Ese margen es, según uno de los operadores de clave del sector, muy superior en otros mercados más maduros como Reino Unido, donde se puede colocar en el 30%.

¿Y la rentabilidad?
¿Por qué tienen difícil ser rentables? De acuerdo a las diferentes fuentes consultadas, hasta hace dos años “pocas empresas” eran rentables en todas las operaciones. Sin embargo, el escenario ha cambiado tras años de inversión, especialmente, en publicidad, con la que han incrementado y mucho su base de usuarios.

Hay grandes compañías que mueven cientos de millones de apuestas que cuentan con equipos de menos de medio centenar de personas en España. Son multinacionales que cuentan con sus sedes fiscales y sociales en países como Irlanda, Reino Unido o Malta y es allí donde cuentan con el grueso de trabajadores.

En España, por tanto, pagan impuestos que graban la actividad del juego sobre esos 400 o 500 millones de euros que, excluyendo los premios, ingresan en caja las distintas casas y firmas. Los tipos del sector, según la ley que se aprobó en el año 2011, van desde el 15% en casos de apuestas hípicas de contrapartida hasta el 25% para las deportivas (que hoy por hoy representan la mitad de todo el negocio).

Desde la patronal han presionado en los últimos años para lograr una reducción de esos impuestos, pero por ahora no lo han conseguido.
Las previsiones para el futuro

En el futuro no van a dejar de crecer. Y todas las fuentes consultadas señalan que en una década, nueve de cada diez euros que mueva el mercado del juego se hará en internet. Y esperan que aterrizarán otros operadores que hoy por hoy no tienen a España entre sus mercados prioritarios.

Fuente:www.elespanol.com