Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

¿El Brexit podría ser una oportunidad para España?

¿El Brexit podría ser una oportunidad para España?

¿Por qué razón las compañías de juego establecidas en Gibraltar deberían emigrar a Malta cuando miles de trabajadores del peñón ya están afincados en nuestro país y España podría crear un marco normativo acorde a la regulación internacional.

Como es lógico, en este negocio trabajan muchas personas (unas 3.252 de forma directa, según la consultora H2 Capital). Muchos de ellos son españoles que viven alrededor del Peñón o que, simplemente, cruzan a diario. Ahora ese sistema se empieza a tambalear lo que plantea la opción de que esos puestos de trabajo tengan que ser cubiertos en otras zonas, como podría ser España.

El traslado de las empresas hacia Gibraltar comenzó en el año 1999 cuando un gestor llamado Victor Chandler, que contaba con una casa de apuestas en Reino Unido, decidió trasladarse hasta allí con su empresa. Al poco tiempo, sus competidores le siguieron en lo que se vino a denominar el ‘efecto Chandler’ Ahora, 18 años después el Peñón es considerado como una importante Meca del juego que ahora está centrada, sobretodo, en su forma online. Se calcula que los beneficios brutos anuales suponen cerca de 30.000 millones de euros, según la misma consultora, algo que podría ser muy beneficioso para cualquier país.

Lo que ocurría en Gibraltar es que siendo aún un estado miembro de la Unión el derecho a la libre circulación de personal y capitales era innegable y a esto había que sumar que, por contar con una condición privilegiada que le hace poseer el estatus de territorio británico de ultramar, no tenían que aplicar el IVA, ya que cuenta con un régimen fiscal propio. Con estos dos ingredientes parece lógico porqué muchas casas de apuestas y operadores de juego decidieron mudarse allí. Ahora, uno de esos dos pilares se tambalea y cambia toda la situación.

Aunque aún hay que esperar un par de años para que la salida de Reino Unido sea 100% efectiva ya se puede prever un éxodo de todas estas empresas que tratarán de buscar otros países que les sean favorables. Sobre la mesa uno de los lugares que más resuena es Malta, pero España tampoco tendría porqué quedarse atrás y supondría que miles de personas figuraran como empleadas en el país y que, por lo tanto, tributaran como tales.España podría ser una opción para esas empresas que busquen donde asentarse. Por un lado, no hay que olvidar que la mayoría de los puestos de trabajo ya están cubiertos por españoles y, además, ya existen licencias para el juego en España. Lo que falta es que se estableciera “un marco normativo más atractivo para las licencias internacionales”.