Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

¿Qué pasa con el póquer?

¿Qué pasa con el póquer?

Este popular e icónico juego de cartas mantiene una cierta popularidad en el mercado del juego online, pero en el último año hubo un cambio de tendencia claro en cuanto a preferencias. El póquer, considerado por muchos el juego rey, sufrió un receso considerable en contraposición con los juegos de casino como el blackjack o las tragaperras.

El mercado del juego online está consolidado en nuestro país, pero en el último año hubo un cambio de tendencia claro en cuanto a preferencias. El póquer, considerado por muchos el juego rey, sufrió un receso considerable en contraposición con los juegos de casino como el blackjack o las tragaperras.

Este popular e icónico juego de cartas mantiene una cierta popularidad, pero como ocurrió con otros tipos de juegos, su ciclo está a la baja. La caída fue paulatina en los inicios del 2015, pero el gran bache vino a partir del verano del pasado año, cuando las ganancias fueron un 7% inferior a las cifras de los tres primeros meses de 2016, según datos del trimestre de la DGOJ.

En cambio, en el último trimestre recuperó un 10.45% respecto al trimestre en ganancias y 15,23 millones de GGR. Pero a pesar de esta mejora, algunos juegos de casino siguen por delante en cuanto a resultados y salud. El casino experimentó un espectacular crecimiento del 26.37%. De los 35.95 millones de euros obtenida por los operadores de casino como ganancias entre octubre y diciembre, el blackjack mejoró un 17,80% y 6.40 millones de euros de GGR, un 38.85% superior la año 2015; mientras que las máquinas de azar (tragaperras) se estima una cifra de 16.78 millones, un 110.23% más que el año anterior.

Los datos del póquer del último trimestre mejoraron, ¿pero esto tendrá continuidad a inicios de este año? Lo que sí se puede analizar es el por qué de la bajada durante varios meses. Una razón es la restricción en plataformas internacionales con otros jugadores de varios países del mundo. Además, los datos del póquer revelan que los españoles juegan más dinero en cash que en torneos, pero que la diferencia entre ambas se redujo porque los porcentajes de póquer en torneos descendió menos acusadamente que en cash, lo que demuestra una mayor tendencia a participar en torneos. Sin olvidar los que juegan simplemente por diversión.

La proliferación de páginas de información y plataformas que ofrecen este juego de cartas es evidente, pero la mayor competencia del blackjack, la ruleta o los slots hizo daño. Otro motivo sea que el efecto novedad haya finalizado y la burbuja inicial haya explotado. No hay que olvidar que hace poco menos de cinco años, las principales cadenas privadas de televisión ofrecían torneos en directo con jugadores profesionales y celebrities de la televisión o del mundo deporte, un auténtico filón para potenciales jugadores. Marcas de póquer ganaron notoriedad en la televisión y por consiguiente en las redes. Los jugadores amateurs tenían la oportunidad de mostrar su destreza mental mediante la interactuación con otros competidores internacionales, hasta el punto de competir en torneos oficiales de carácter profesional con remuneración económica.

Estos torneos siguen vigentes, pero no disponen del efecto mediático de antes. Quizá sea esta una de las razones de la bajada de espuma entorno a este juego. Otra razón de fundamento es el crecimiento de las apuestas deportivas, con gran presencia en los medios de comunicación y objeto de polémicas por su excesiva presencia ante el público y el consecuente riesgo que esto puede comportar casos de ludopatía a tempranas edades, un tema serio y que debe tener presencia en el debate público.

Por contra, hemos visto un incremento de anuncios con famosos presentadores de televisión y estrellas del deporte como Rafael Nadal anunciando bingo, o la crecientes promociones de apuestas. Este sector está mostrando un importante auge al crecer al finales -siempre con datos de la DGOJ- de 2016 un 30.60% en ganancias respecto al mismo período del 2015. Traducido en dinero, unos 69.77 millones de euros en GGR (presenciales y online). Todo un negocio.