Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Mafia y juego en el centro del Mediterráneo

Mafia y juego en el centro del Mediterráneo

La isla de Malta, uno de los centros en el mundo en los cuales las empresas de juego online radican sus negocios, es también ahora tristemente conocida por la vinculación de organizaciones mafiosas italianas, que aprovechando la obtención de licencias para operar juego, utilizan este negocio para lavar capitales obtenidos en otras acciones criminales. Sin necesidad de cruzar fronteras y con la garantía de la UE, la isla se convirtió en un centro de operaciones de actividadess impulsadas con dinero sucio.

Según revela una investigación del semanario italiano L’Espresso, uno de los casos corresponde al clan mafioso ‘Ndrangheta de Calabria. El clan fue investigado por el blanqueo de 2.000 millones de euros. Para reducir su sentencia, el jefe del clan, Mario Gennaro, decidió cooperar y contó a la fiscalía que el dinero se había enviado a la isla. El objetivo: invertir fondos de la mafia en webs de póker y apuestas. Usaban cerca de 20 sociedades maltesas que revelan lazos entre Gennaro y Gvm Holdings, un fiduciario encabezado por David Gonzi, abogado e hijo del ex primer ministro maltés Lawrence Gonzi.

Los fiscales en Reggio Calabria abrieron una investigación hace un año. Dado el tiempo pasado, algunas fuentes italianas de la acusación temen que las autoridades maltesas hayan archivado el caso y arrojan dudas sobre la voluntad de La Valleta de perseguir estos negocios. Tras conocer por la prensa que estaba siendo investigado, el hijo del ex primer ministro declaró que simplemente «había ofrecido servicios legales a una de las empresas», una versión creíble dado que la parte central del negocio de Gvm Holding es la consultoría legal y fiduciaria. No obstante, el caso de Gonzi muestra cómo en Malta abogados y contables dan servicio a todo tipo de personas, a veces incluso a mafiosos.

Una de las múltiples cosas que revela el escrutinio del registro de empresas maltesas es que la ‘Ndrangheta comenzó a operar sus negocios en Malta con ciudadanos israelíes. Destaca el caso de Ehud Goldsmith, apodado ‘Udi’, un israelí con pasaporte alemán cuyo nombre apareció en una investigación del departamento antimafia en Reggio Calabria. Goldsmith habría favorecido el negocio criminal con el desarrollo de softwares para gestionar el póker online. Los documentos obtenidos confirman un enlace maltés entre la ‘Ndrangheta y el israelí. Goldsmith aparece como accionista de dos empresas fundadas por Stefania Casati, la mujer de Antonio Pronestí, cercano a otro clan mafioso e investigado por actividades relacionadas con la dicha organización criminal.

Otro caso es el de Nicola Femia, conocido como el rey de las máquinas tragamonedas, que pertenece a la nueva generación de jefes del clan calabrés Mazzaferro. Su nombre no aparece en el registro de empresas maltés, pero sí el de Fernando Orlandi. Orlandi fue durante unos años el presidente del Casino Venezia en la isla.

La hija de Femia fue investigada por las autoridades de San Marino, acusada de lavar parte del dinero de su padre. Y así es cómo, por primera vez, el nombre del clan aparece relacionado con el Casino Venezia en Malta, que pertenece en un 40% a Venecia. En su defensa, la hija de Femia declaró que 580.000 euros habían sido transferidos desde su cuenta en San Marino hasta una empresa chipriota con el fin de financiar “operaciones empresariales en Malta relacionadas con el Casino Venezia”.

El responsable del casino era entonces y hasta el final de 2013 el mismo Orlandi. ¿Estaba lavando dinero Femia con el permiso del jefe del casino? Es una posibilidad. De lo que no cabe duda al revisar el registro de sociedades maltés es de que el residente londinense con pasaporte italiano tuvo algún papel. Dicho registro revela que Orlandi es accionista minoritario en otras dos empresas en la isla: una es Casino Venezia y la otra es Sportalnet Limited, oficialmente un proveedor de software para juego digital. Ambas sociedades comparten a otro accionista, International Trust Ltd., un fiduciario maltés cuyo beneficiario último es imposible averiguar.

Malta, una isla de 450.000 habitantes donde poner en marcha una “Ltd.” -abreviatura de Limited, con responsabilidad legal limitada, el tipo de empresa más popular en el país- se puede hacer en sólo 24 horas con un depósito mínimo de 1.200 euros. En septiembre de 2016, en el registro de empresas maltés había más de 50.000 sociedades. Ofrece las ventajas de una legislación fiscal basada en la de Reino Unido, la localización dentro de la Unión Europea y unos impuestos similares a los de los territorios más atractivos del Caribe.

El tipo del Impuesto de Sociedades maltés es del 35%, el más alto de la UE. Sin embargo, un sistema de imputación y devoluciones a modo de crédito fiscal para los accionistas de sociedades maltesas, permite en muchos casos que la tributación efectiva de los beneficios se reduzca al 5%. Además, Malta no impone ninguna retención al pago de dividendos, intereses y royalties.

Fuente:www.elmundo.es