Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Un negocio que se ha disparado

Un negocio que se ha disparado

Las apuestas deportivas son un fenómeno en auge. El volumen de negocio generado el pasado año superó en España los 5.100 millones de euros, según datos de la Dirección General de Ordenación del Juego del Ministerio de Hacienda, de los que 3.500 millones correspondieron a las apuestas en directo. El juego ‘online’ está legalizado en España desde enero de 2012, y ha protagonizado un espectacular crecimiento desde entonces. También en Aragón, donde las apuestas se han disparado más de un 55% en los últimos cuatro años. Mientras el juego ‘online’ se consolida, las salas de bingo, los casinos y las tradicionales tragaperras han perdido adeptos frente a los nuevos formatos de apuestas no presenciales. En la actualidad, en España existen más de 50 operadores con licencia, entre los que se reparten alrededor de 100 webs legales de juegos de azar y casas de apuestas. Y hay hasta siete millones de jugadores activos, lo que supone un 41% más que los registrados durante el año 2015.

El crecimiento resulta especialmente significativo entre los jóvenes, quienes se desmarcan de juegos tradicionales y menos dinámicos, como por ejemplo la quiniela. De hecho, al margen de la apuesta inmediata, cada partido ofrece un amplio abanico de opciones para jugar: el resultado exacto del encuentro, el primer goleador, el número de goles, el número de córners, el número de tarjetas, el resultado al descanso, el margen de victoria… De cada partido, pueden ofrecerse entre 100 y 200 apuestas diferentes, así que las posibilidades son múltiples, con algunas jornadas que superan los 1.000 encuentros entre los diferentes deportes del mundo. Porque las grandes casas de apuestas no viven únicamente del fútbol, sino que amplían su oferta a más de 30 deportes. A todo ello se añaden otros atractivos, como la facilidad en el cobro, la emoción añadida que aporta a las competiciones e, incluso, la posibilidad de sacarse un pequeño sobresueldo. Las apuestas deportivas, ya sea por internet o de forma presencial, mantienen su tendencia ascendente.