Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Así funciona el millonario negocio de las apuestas deportivas ilegales

Así funciona el millonario negocio de las apuestas deportivas ilegales

Colombia: A pesar de los constantes operativos de la Policía, estos juegos no regulados continúan funcionando en varios sectores del departamento.

La primera dificultad en el proceso de hacer apuestas deportivas ilegales en Barranquilla es encontrarlas. El sector en donde estaban localizadas en su mayoría, a las afueras del parqueadero del Estadio Metropolitano, ya sufrió el paso de una redada de la Sijín el 3 de junio, cuando se jugó la final de la Champions League entre la Juventus y el Real Madrid.

“Ya esos sitios los han cerrado porque llegó la Policía”, confirmó una vecina del barrio. De estos establecimientos, llamados también ‘parley’, solo quedan las pancartas que cuelgan de los árboles para proteger las entradas de las tiendas del sol.

Es necesario trasladarse unas cuadras, a las afueras de un restaurante de pollos ‘mareados’ en el barrio Simón Bolívar. Allí se encuentra el puesto más cercano al estadio. Se reconoce el ‘stand’ por el afiche de Messi y Cristiano Ronaldo que celebraban un gol entre el revés de Djokovic y la volcada de Derrick Rose; todos ellos enmarcados bajo la frase “Apuesta a tu deporte favorito y gana”.

Aún cuando el fútbol es lo que más se apuesta en lugares como estos, para quien disfruta de la adrenalina de poner su dinero en juego, los otros deportes cubren la temporadas de descanso del mundo del balompié.

En el puesto, una señora de tez morena y entre los 30 y los 40 años maneja el computador. Recibe instrucciones de un hombre de nacionalidad venezolana. “El pitcher de los Orioles es Gausman, métele por diferencia de dos a los Cachorros”, dijo antes de recibir su talonario impreso y marcharse.

Al darse cuenta de la presencia de periodistas, el semblante de la corredora cambió. Desde el operativo en junio pasado la tranquilidad de aquellos que manejan estos puestos ha cambiado.

La cajera prefiere no identificarse, pues sabe del peligro que corre en el negocio que administra. “Tengo dos hijos pequeños y yo pago arriendo por esto, así me gano la vida”, explica. Después de convencerla que no revelaría la dirección en donde opera, ni su nombre comenzó el breve tutorial.

Aquí el mínimo de apuesta es 3.000 pesos y se deben elegir tres resultados de tres eventos deportivos diferentes. En cada partido se pueden elegir hasta 152 diferentes ítems que van desde cuántos goles anotará un equipo hasta quién ganará el primer tiempo. Solo se puede apostar un ítem por partido, es decir, el reto es acertar necesariamente en varios juegos a la vez. El software que utilizan para medir las probabilidades es internacional, en algunos casos se valen de casas de apuesta internacionales en línea.

Aposté lo mínimo. Pensé en elegir la victoria de Junior como visitante contra Jaguares. Sin embargo, la ganancia por esta apuesta era ínfima. “Si le vas a apostar al favorito tienes que combinarlo con dos resultados difíciles para ganar algo; si vas a apostar tan poquito la ‘vuelta’ es arriesgando”, explicó la corredora.

Anoté los empates del ‘Tiburón’ y el cuadro cordobés, y el de América, que jugaba contra el Tolima. Además, le agregué la victoria del Medellín frente a Envigado. La cantidad a ganar es calculada a partir de la multiplicación de las posibilidades elegidas en cada partido. En este caso 3,02 por el primero, 3,02 el segundo y 2,03 el tercero, para un total de 21,15. Es decir, 63,452 pesos.

“Si ganas no te pago, pa que seas serio”, dijo la cajera al entregarme el talonario con el que certificaba la apuesta.

Si esta combinación de tres resultados (llamada ‘parley’ también) se da, de la ganancia nada queda para recaudar por IVA y derechos de explotación.

Lo que se deja de recaudar

Coljuegos es una empresa del Estado cuyos ingresos se destinan a la salud pública y la seguridad social de los colombianos.

En el período que comprende de enero hasta mayo de 2017, han transferido $244.071 millones. La destinación final de esos recursos la hacen los respectivos departamentos o municipios, que los administran. Además, $42.015 millones han sido invertidos en un fondo para la salud de los departamentos. Al Fosyga le han girado $ 122.007 millones en este mismo período. Este fondo funciona para la inversión en salud desde diferentes áreas. Entre otros utilidades, cubre un porcentaje de los riesgos catastróficos y accidentes de tránsito que sufren los colombianos en las vías del país.

Al Fondo Nacional de Pensiones de las Entidades Territoriales (Fonpet), Coljuegos destinó 68.509 millones. Fonpet administra las pensiones de cerca de un millón de personas, entre activos, pensionados y retirados que no se encontraban cotizando antes de la entrada en vigencia de la Ley 100 en 1994.

A Colciencias, que promueve la investigación y la formación de los colombianos, $ 11.540 millones fueron aportados por los juegos de chance y azar.

La media del recaudo de estos puntos de apuestas ilegales deportivas varía. Van desde 400.000 pesos diarios y hasta $4 millones diarios, como fue establecido por parte de la Fiscalía.

De acuerdo con Coljuegos los riesgos que corren quienes incurren en este tipo de apuestas son: el no pago de los premios ya que el ganador no tiene recursos legales para requerir el dinero que le deben por sus aciertos.

Según la entidad, la suma de estas apuestas ilegales que parecen ínfimas –solo $3.000 en ‘parley’ o un par de monedas en una máquina– dan un total nacional de $340.000 millones anuales, que es lo que se deja de recaudar.

“Solo Las Deportivas, de la firma Corredor Empresarial, tienen autorización de manejar el negocio de apuestas relacionadas al deporte en Colombia. Ellos ganaron una licitación que va desde 2014 a 2019”, precisó Sergio David Bernal, del departamento de Atención al Cliente de Coljuegos.

Sin embargo la modalidad bajo la que funciona Las Deportivas es diferente a la forma en que funciona el ‘parley’. Existen dos formas de jugar. En la primera se deben acertar quién ganará, si local, visitante o empate, de 14 partidos de fútbol. En la segunda adivinar el marcador final de seis enfrentamientos.

El apostador

Alfonso lleva ocho meses apostando todos los días. Aún cuando apostar en estos negocios no reglamentados no reviste de sanciones judiciales, solo la pérdida del dinero, prefiere no revelar su apellido para que “no sepan en mi casa”.

El estudiante de 23 años se acerca a un stand en la esquina de la universidad Simón Bolívar a las afueras de una papelería. Todos los días hace su rutina para apostar $2.000.

Él se sienta en el computador que el dueño del puesto le cede para que revise los marcadores pasados de los equipos a los que apuesta. “Le pongo plata a todo, me he vuelto un experto en la liga de fútbol de Irlanda”, dice con una sonrisa.

De lo que invierte a diario, es decir alrededor de $480.000 en total en esos ocho meses, solo ha ganado una vez. Sin embargo, esta victoria le generó $130.000 que ese día le cobró al corredor.

“Me vas a dejar sin plata”, le dice el operario en un tono que raya en lo sarcástico.

Alfonso afirma que más que por dinero, apuesta por diversión. “Es como apostarle a la ‘bolita’, es más la emoción de saber el resultado que la plata misma”, detalla antes de imprimir él mismo su recibo.

Como otros apostadores, él quizá también desconoce que cada peso que invierte a este negocio que no paga impuestos y que le quita recursos a la salud.

Operativos

La Policía informó que en lo que va del presente año han realizado varios operativos alrededor del departamento:

El pasado 4 de junio, la Policía del área metropolitana de Barranquilla efectuó un control en 18 establecimientos comerciales dedicados a las apuestas deportivas ilegales. Aplicando el artículo 92 del Código Nacional de Policía, cerraron temporalmente los locales. Fueron incautados 17 computadores, 12 impresoras de recibos y 40 vallas publicitarias.

El 8 de julio, 15 personas fueron arrestadas por la Policía del Atlántico en Barranquilla, Soledad y otros municipios del departamento. Son señalados del delito de ejercicio ilícito de la utilización del arbitrio rentístico. En los operativos se incautaron 332 talonarios, cinco calculadoras, diez libretas de apuntes, un celular y $898.000 en efectivo.