Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El gasto de los italianos en el juego se multiplicó por 8

El gasto de los italianos en el juego se multiplicó por 8

Un promedio de 132 euros por persona al mes es el gasto de cada italiano en juegos de azar, de acuerdo a un reciente estudio que determinó que ese monto actual se multiplicó por ocho entre 1998 y 2016.

Los datos son divulgados a través del libro “Lose for life” presentado ayer al público en el Palacio Madama, sede del Senado italiano, por la asociación Avviso Pubblico que reúne a diferentes colectividades territoriales italianas (comunas, provincias y regiones). Revela que en 2016 los 60,5 millones de italianos gastaron 96.100 millones de euros en juegos de azar.

Según este estudio, la península es el primer país en el mundo desde el punto de vista de la relación entre las pérdidas en los juegos de azar y el Producto Interno Bruto (PIB).

La pérdida neta de los jugadores del total de 96.100 millones gastados es de 19.500 millones, de los cuales 10,5 van al Estado y nueve a las empresas de juegos, y el resto se distribuye en ganancias.

Los 19.500 millones representan el 0,85% del PIB, frente al 0,78% en Estados Unidos y 0,75% en Gran Bretaña, aunque estos dos países gastan más por habitante.

El estudio surgió “a partir de las peticiones de muchas municipalidades preocupadas por los daños sociales causados por los juegos de azar”, dijo Giulia Migneco, quien recogió con Claudio Forleo las contribuciones de muchos especialistas, sociólogos, matemáticos y magistrados.

Según cifras oficiales, 24.000 italianos reciben tratamiento en establecimientos públicos por adicción al juego, pero de acuerdo a otros cálculos son al parecer varios centenares de miles los que sufren de esta dependencia.

Reducir la oferta de juego, aprobar una ley nacional que tenga en cuenta la experiencia de las autoridades locales, pensar en las prohibiciones de publicidad más eficaces, la creación de grupos de trabajo a nivel provincial y asignar recursos a las campañas de control, de tratamiento y de sensibilización, son algunas de las propuestas para contrarrestar el avance del juego en Italia, presentadas en este libro.

De acuerdo a los autores, también es necesaria una legislación nacional que tenga en cuenta la experiencia de los entes locales y regionales. “No todos los territorios tienen las mismas necesidades. Dentro de una norma homogénea, las autoridades locales deben poder utilizar todas las herramientas a su disposición para dirigir la colocación de salas de juegos, limitando su horario de apertura”.

Según explican, las prohibiciones actuales emanadas en la última Ley “no son suficientes. Esto se evidencia por el aumento del 40% en publicidad de la industria del juego registrado el año pasado”.

“El juego es experimentado por las autoridades locales como un problema, desde diferentes puntos de vista”, expresó Roberto Montà, Presidente de Avviso Pubblico. “La esperanza es que este libro sea capaz de generar un debate público que aborde el tema. La política tiene la tarea de analizar y reflexionar sobre cómo obtener una dirección. Con coraje y transparencia”.

En relación con el juego patológico, se evidencia que “sólo 24.000 personas en 2015 fueron tratadas en los centros de salud nacionales por trastornos por el juego. Una cifra que no refleja la verdadera magnitud del fenómeno, también debido al número limitado de instalaciones públicas en Italia que proporcionan atención específica: sólo 184 unidades. Sin embargo, el Departamento de políticas antidrogas estima que un número de jugadores patológicos mínimo de 300.000 y máximo de 1,3 millones”.

Asimismo, los autores indican que en el mundo del juego también está involucrada la delincuencia. “El juego representa para las principales organizaciones criminales que operan en Italia, una fuente de beneficios y un sistema para reciclar el dinero sucio”.

El operativo “Gambling” contra el juego ilegal realizado en el 2015 por la DDA (Direzione Distrettuale Antimafia) en Reggio Calabria, reveló un flujo de liquidez que pasó por los circuitos bancarios de 10.000 millones de euros, mientras que la investigación Black Monkey de la DDA de Bolonia reveló 57 puntos de venta de apuestas ilegales en 11 regiones, gestionado por el clan mafioso de la ‘ndrangheta”.

Durante la presentación, el senador Stefano Vaccari, presidente de la Comisión Antimafia y coordinador del comité sobre la infiltración criminal en el juego legal e ilegal, expresó que “desde la implementación del decreto correspondiente y el trabajo que hemos tratado de hacer como Comisión Antimafia, el gobierno tiene en sus manos algunos elementos más para traducir en compromisos importantes, como por ejemplo el juego en línea. El comité que tuve el honor de presidir, puso en mira precisamente el juego online, el cual, como se muestra en muchas encuestas, es una zona de grandes y, a menudo libres actuaciones por parte del crimen organizado”.

Fuente: www.redattoresociale.it