Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Codere: Nombran presidente a Norman Sorensen

Codere: Nombran presidente a Norman Sorensen

La familia Martínez Sampedro, fundadora de Codere, prepara la impugnación de la reunión en la que los nuevos accionistas los desplazaron, y se avecina una batalla legal por la gestión de la compañía. De momento, Norman Sorensen será el nuevo presidente del operador de juego, pero la gestión estará en manos de Vicente Di Loreto, nuevo Director General del grupo.

Los fondos inversores Silver Point, Abrams Capital y Contrarian cumplieron su plan de trabajo y tomaron el control de Codere, con la designación de un nuevo presidente y un director general.

Lo hicieron en una reunión del Consejo de Administración, en la que se encontraron con la oposición frontal de la familia fundadora, los Martínez Sampedro, que hasta ese moomento controlaban la gestión de la firma, y quienes estuvieron dispuestos a impugnar las decisiones del consejo y batallar en la Junta de Accionistas, que en las próximas semanas celebrará la compañía.

Fuentes cercanas al Consejo describen una reunión cargada de tensión y no exenta de subidas de tono, a la que los fondos acudieron pertrechados de “cientos de páginas de documentación” para justificar sus decisiones.

El encontronazo final se produjo a propósito de la elaboración de las actas y de rubrica de algunas actuaciones que, a juicio de la familia, vulneran el pacto de accionistas. Este pacto, firmado por los fondos y la familia Martínez Sampedro, recoge la reversibilidad de cualquier decisión del Consejo que suponga un incumplimiento.

Por ello, los Martínez Sampedro se aferrarán a su contenido para intentar revocar el cambio en la dirección. Lo que los fondos y la familia dan por hecho es que el pacto se romperá y, conforme a la cláusula buy-sell option, una de las dos partes deberá comprar la participación de la otra.

En la reunión, los tres fondos -que suman el 40% del capital y tienen tres de los nueve consejeros de Codere- retiraron, con el apoyo de los tres consejeros independientes, las funciones ejecutivas del hasta ahora presidente, José Antonio Martínez Sampedro, y de su hermano, Luis Javier, que dejará de ser vicepresidente.

Los dos hermanos, que seguirán formando parte del consejo de administración, constituyen junto al también vocal Pío Cabanillas el frente afín a la familia. El exministro y actual asesor de Acciona representa a la sociedad Masampe, que articula parte de la participación de los Martínez Sampedro, del 19,4%.

En la reunión se acordó además la designación de Norman Sorensen, hasta ahora consejero independiente de la compañía, como nuevo presidente de la empresa sin funciones ejecutivas. Estas funciones recaerán a partir de ahora sobre Vicente di Loreto, que asumirá el cargo de director general, sin formar parte del consejo de administración.

Di Loreto es un ex directivo de Codere, con funciones de responsabilidad en Latinoamérica, región donde la empresa dispone de dos de sus mercados estratégicos, los de Argentina y México. Hasta la fecha, el directivo realizaba -a través de la consultora G3M- labores de auditoría interna en Codere, con el objeto de asesorar a los propios fondos de inversión.

Con el cambio en la gestión, los fondos quieren lanzar el mensaje de que disponen de un plan a largo plazo para la empresa, en la que también desean apostar por la digitalización. Este aspecto es precisamente uno de los principales puntos de fricción, ya que desde el entorno de la familia aseguran que su empeño, no compartido por los fondos, es el de impulsar un plan estratégico centrado en la transformación digital que está experimentando el sector del juego. La empresa, que emplea a 13.575 personas, ha perdido 9.000 trabajadores en los últimos años, y perderá más si se materializan los planes de recortes defendidos por los fondos, aseguran los Martínez Sampedro.

En un comunicado, Sorensen aseguró que Codere cuenta con “el talento y potencial necesario para encarar un futuro prometedor”. Por su parte, Di Loreto, que hizo hincapié en la importancia de reforzar los esfuerzos en los mercados online, indicó que la empresa aprovechará todas las oportunidades que se presenten, en particular en un mercado como el brasileño, que aún no está regulado. Las acciones de Codere cayeron ayer un 1,24%, hasta 9,58 euros, pero cerraron la semana con una revalorización de casi el 9%.