Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Así funciona la lucha contra los amaños

Así funciona la lucha contra los amaños

Los futbolistas saben que existe un número al que llamar, un teléfono rojo. Es un número de la Liga. Si llaman, lo hacen bajo condiciones de anonimia. Nadie sabrá quién ha llamado. Los futbolistas pueden contar lo que han visto. O lo que han oído. Contarán, por ejemplo, que en el vestuario de su equipo se está amañando un resultado. Ahí saltan las alertas.

La Liga se comunica con JDigital. Es la asociación que engloba a todas las empresas del juego online en España. Se abren pesquisas: JDigital analiza datos y variables. Investiga en ese partido.

–Si detectamos que ha habido desvíos significativos en algún encuentro, avisamos de eso y compartimos la información con la dirección general de Ordenación del Juego y con el Cuerpo Nacional de Policía (CNP) –dice Mikel López de la Torre. Es el presidente de JDigital.

Vamos a poner un ejemplo. El año pasado, Cheikh Saad, jugador del Eldense, lanzaba una denuncia. Horas antes, su equipo había salido goleado del Miniestadi. Un 12-0 le había endosado el Barça B. “A un compañero le dijeron que el partido estaba amañado y le pidieron que entrara a jugar. Dijo que no. A mí ya ni me lo pidieron”, contó Saad. Los supervisores revisaron los datos de aquel encuentro y llegaron a una conclusión sorprendente. En apenas diez minutos, aquel partido de Segunda B había generado una bolsa de tres millones de euros. Desde luego, aquello no era lo normal.

De allí salieron cinco detenciones, todos ellos directivos y jugadores del ­Eldense . Y se empezó a darle vueltas al asunto de las apuestas ilegales en el deporte. Se reactivaron los mecanismos. El departamento de integridad de la Liga siguió impartiendo cursillos y repartiendo circulares entre los futbolistas y los clubs. Les cuenta que existe el teléfono rojo.

La Federación Española (RFEF) distribuyó una encuesta entre todas las federaciones autonómicas, los clubs de fútbol e incluso los colectivos arbitrales. Se trataba de elaborar una prospección: ¿hasta dónde llega la corrupción en el fútbol? Contestar al cuestionario –la encuesta debía haberse rellenado antes del 15 de febrero– era obligatorio, aunque anónimo. Los investigadores no tienen por qué saber quién ni cuándo fue objeto de un soborno.

El lunes, el CNP detenía a 31 individuos, todos ellos acusados de amaños de apuestas en situaciones menores: faltas, tarjetas, córners o penaltis. La mayoría eran futbolistas de ­Segunda B y Tercera. Entre ellos estaba Jonan García, ex del Athletic y del Alavés.
Los investigadores no ofrecieron más datos. Existe secreto de sumario sobre el caso.
–¿Hay más amaños ahora que antes? –se le pregunta a Mikel López de la Torre.

–No lo creemos. Creemos que la situación está más controlada. Somos más organismos colaborando. Antes, las únicas interesadas en parar todo esto eran las casas de apuestas.

–¿Hay más trampas en el fútbol que en cualquier otro deporte?

–El deporte con más alertas es el tenis. Se trata de un deporte individual. Se presta más a comprar las voluntades. En un equipo de once, es más difícil llegar a un acuerdo.

–¿Y tras el tenis?

–El fútbol. Sobre todo, en las categorías de Segunda B y Tercera. Un jugador de Tercera a veces ni cobra. O está en los 800 euros al mes. Es un eslabón débil. En el caso de un futbolista de Primera, sus ingresos no justificarían un amaño.

“El futbolista de Tercera es el eslabón débil; a veces ni cobra: se le puede sobornar”, denuncia JDigital

Carlos Cantó, profesor de Esade y consejero delegado de SPSG Consulting, reflexiona acerca del asunto:

–Si cobras 30.000 euros al año como futbolista y te ofrecen 200.000 por dejarte golear, el ser humano tiene sus debilidades. No digo que esté bien, pero es evidente que puede ocurrir, que se deje sobornar.

La lucha es larga e intensa. Al fin y al cabo, el partido se juega en una escala infinita:

–La mayoría de la actividad fraudulenta se hace fuera del entorno controlado –dice López de la Torre–: los mercados de apuestas asiáticos no están regulados.

Dice Sandalio Gómez, profesor en Iese:

–La relación entre China y el juego es desproporcionada. Millones de chinos apuestan a cualquier cosa, aunque no tengan ni idea. Si les ofrecen un partido de Segunda B, van…

El bookmaker (corredor de apuestas) concreta la apuesta. Dentro del partido, las posibilidades son infinitas. Micropronósticos, se llaman. ¿Quién va a lesionarse en media hora? ¿Habrá cuatro goles antes del minuto 80…?

LaVanguardia