Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Los secretos de la Operación Pizarro

Los secretos de la Operación Pizarro

El pasado lunes, hasta 200 agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) actuaron contra una de las redes de amaños y apuestas deportivas que llevaba funcionando desde hace años en España. En la Operación Pizarro –tal y como ha sido bautizada–, fueron detenidos hasta 30 sospechosos. Y, de entre todos ellos, el juez ha ordenado prisión incondicional para Jonan García, exjugador del Athletic entre 2003 y 2005, e Iván Moreno, exjugador de Racing, Ponferradina o Real Murcia. Estos dos serían los cabecillas de una trama que tenía lazos con China. No obstante, no lo hicieron solos. La investigación va mucho más allá.

El pasado miércoles, otros cinco presuntos miembros de la trama quedaron en libertad provisional bajo fianza de 3.000 euros, y a uno de ellos se le impuso una de 7.000. En la red también habría intervenido un colegiado, varios futbolistas de Segunda división B y Tercera y una especie de gurú, un ‘influencer’ que aconsejaba a través de todo tipo de redes sociales dónde, cómo y cuándo apostar. Su objetivo: hinchar la puja para beneficiar a la mafia.

Este tipo de figura, en el mundillo, se conoce como ‘tipster’. ¿Y qué hace en concreto? Pues bien, se trata de una persona que proporciona información y da consejos sobre apuestas deportivas para una disciplina o evento determinado. Son profesionales y se ofrecen a través de Internet a hacer un pronóstico. Unas veces cobrando y otras gratis –depende de a qué nivel se encuentre el sujeto–. Son expertos en estadística y se encargan de calcular las probabilidades. Saben, en definitiva, más que cualquier usuario.

En este caso, la red de amaño contaba con un ‘tipster’ propio que hacía recomendaciones. Este tipo de ‘influencer’, según describen los informes de la Policía Judicial, hinchaba las apuestas del usuario medio, aquellas que en un principio parecían ganadoras, para favorecer a aquellos que apostaban por algo imposible. Los miembros de la trama sabían cuántos saques de esquina se iban a lanzar en el partido, qué cantidad de penaltis o qué número de goles se iban a encajar. Eso es lo que ocurrió en el partido entre el Barça B y el Eldense (12-0) que resultó estar amañado.

El modus operandi era el mismo siempre. Jonan e Iván, presuntamente, eran los que contactaban con los futbolistas, el colegiado hacía la función con su estamento y el ‘tipster’ era la persona que hinchaba las apuestas para que la trama ganara una ingente cantidad de dinero. Los jugadores de Segunda B y Tercera, muchos de ellos mileuristas, llegaban a ingresar entre 3.000 y 5.000 euros tras cada partido. Accedían a ello y colaboraban con la mafia de los amaños.

Así, la red habría intervenido directamente amañando un total de 51 partidos entre las temporadas 2015/16 (10 encuentros), 2016/17 (26 partidos) y 2017/18 (15 choques). La Unión de Delitos Especializados y Violentos (UDEV) llevaba meses tras la pista de la trama con el objetivo de erradicarla. La madeja, no obstante, se está devanando progresivamente y, según fuentes de la investigación, esto sólo acaba de empezar.

Fuente: elespanol.com