Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Luz verde a la regulación del juego de Suecia

Luz verde a la regulación del juego de Suecia

El objetivo de la nueva regulación es que el Estado tenga un mayor control sobre la actividad.

El proyecto de Ley del Juego de Suecia no ha recibido ninguna objecicón por parte de Bruselas.

La nueva regulación sobre los juegos de azar establece un sistema de licencia por el cual todos los operadores del mercado sueco de apuestas deben tener una licencia y aquellos que no la tengan serán excluidos y penalizados con duras sanciones.

El mercado de los juegos de azar se divide en tres partes: una parte competitiva, que incluye principalmente juegos de azar presenciales y online; una parte reservada para juegos de azar con fines de interés público, que incluye principalmente loterías y bingos tradicionales y una parte reservada para el Estado, que incluye principalmente casinos tradicionales y máquinas recreativas.

El titular de una licencia, según las nuevas reglas, debe cumplir con numerosas obligaciones con respecto a la protección de los jugadores y abuso del juego. Entre otras cosas, el titular de la licencia realizará un seguimiento del comportamiento de los jugadores y limitará el mismo cuando sea necesario. La posibilidad de que el titular de una licencia ofrezca u otorgue una bonificación se limita a la primera apuesta. Todos los titulares de licencias deben permitir a los jugadores retirarse del juego.

La autoridad de apuestas puede decidir si un proveedor de servicios de Internet debe proporcionar un mensaje de advertencia en los sitios web que ofrecen juegos de apuestas sin tener la licencia necesaria, y puede solicitar bloquear pagos.

El objetivo de la nueva regulación es permitir que el Estado tenga un mayor control sobre el mercado de los juegos de azar. Un porcentaje creciente de los juegos de azar se lleva a cabo con compañías extranjeras que no están autorizadas para ofrecer su actividad. Se espera que un mayor control estatal cree mejores condiciones para garantizar un alto nivel de protección al consumidor.