Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Publicidad en las apuestas

Publicidad en las apuestas

Los anuncios de publicidad sobre apuestas deportivas protagonizados por grandes «mitos» del deporte, incluso la propaganda que exhiben en sus camisetas alguno de los equipos de futbol más importantes hacen soñar a miles de jóvenes de nivel económico medios/bajo en la posibilidad de emular a personajes que cobran por hacer esa propaganda lo que ellos tardarían años que conseguir con su trabajo.

¿Qué podemos trasmitir los padres y los profesionales que trabajamos en la prevención de adicciones frente a estos personajes que poseen tanta influencia sobre personas que todavía se están formando?

Hasta septiembre de 2017 según el informe trimestral del mercado del juego online, las empresas que operan en este sector gastaron más de 140 millones de euros en promocionarse. Empresas que la mayoría no tributan en España sino en países con una fiscalidad más reducida.

El juego proporciona la ilusión de poder acceder de manera fácil a lo que de otra manera no podríamos alcanzarlo salvo con años de esfuerzo y trabajo, es decir, de nuevo el valor de la inmediatez del éxito fácil prevalece sobre cualquier otro valor. El problema es que esto lo promocionan personas cuya escala de valores debería ser otra.

Por supuesto que la preocupación por la ludopatía y sus consecuencias es un problema en auge. Los datos sobre el incremento de tratamientos contra la ludopatía y la edad cada vez más incipiente en la que aparecen problemas suponen una dosis de realidad. Pero de nuevo la hipocresía social nos habla de las consecuencias perjudiciales del juego mientras que al mismo tiempo alienta a jugar a través de figuras que cobran mucho dinero a costa de que muchos de nuestros jóvenes pierdan.

Evidentemente nuestra pelea frente a los mensajes de éxito fácil, de que el dinero y las cosas materiales te traerán la felicidad, debe continuar, pero no sé si tendríamos que pedir también algún criterio de tipo ético a la hora de hacer propaganda de según qué conductas que después suponen graves problemas que la sociedad debe subsanar.