Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

La nueva Ley del Deporte quiere “meter un gol”

La nueva Ley del Deporte quiere “meter un gol”

Pocos asuntos levantan tanto consenso entre los diferentes partidos políticos como el de la necesidad de reformar la Ley del Deporte, un texto que data de 1990 y que responde mínimamente a los cambios que han experimentado desde entonces las disciplinas deportivas. Las apuestas online versus las quinielas son un claro ejemplo.

La actual dimensión del deporte requiere de un nuevo marco jurídico. Las formaciones políticas están trabajando en ello. Para lograr ese ansiado proyecto de ley, “primero hay que escuchar las voces de todas las partes interesadas”, explica a INVERTIA el senador socialista Juan Luís Soto Burillo. El desfile de los distintos responsables por la Cámara Alta ya ha comenzado. Este lunes, 21 de mayo, acudirán representantes de las comunidades autónomas y ayuntamientos y del Consejo Superior de Deportes.

El diálogo está siendo muy fluido, por tanto “cabe esperar que el 22 de junio el Gobierno ya pueda presentar un borrador de proyecto de ley”. Desde ahora y hasta entonces, los parlamentarios escucharán las inquietudes de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), del Comité Olímpico Español (COE), así como las de los deportistas, que acudirán a sede parlamentaria el 15 de junio.

Soto Burillo señala que la clave de la reforma está en definir qué modelo de organización del deporte se quiere, más intervencionista o no, cómo tienen que ser los procesos electores y si los conflictos deben resolverse por la vía civil. El proyecto recogerá dos capítulos importantes: el de la financiación del deporte y el nuevo estatuto del deportista.

Sobre el primero, los legisladores intentarán definir las vías de financiación del deporte, como el mecenazgo, y una nueva fiscalidad que lleve a “pillar tajada” del furor de las apuestas online, un negocio que mueve la friolera de “5.000 millones de euros”, indica el senador.

El mecanismo para controlar el dinero que se mueve en las apuestas “podría ser similar al que utiliza Hacienda con las plataformas de alquiler turístico”, señala Pedro José Contreras, abogado de Montero Aramburu. Desde este año, la Administración Tributaria reclama a estas empresas (Airbnb, HomeAway, Wimdu o Niumba, etcétera) información trimestral sobre quiénes están cediendo las viviendas, cuál es el inmueble, durante cuántos días está alquilado y cuál es el importe que se percibe, entre otros. Contreras considera que un sistema similar funcionaría con las casas de apuestas, de tal modo que informen a Hacienda de quién las utiliza, y cuánto dinero ganan o pierden.

Al final de todo, explica el senador socialista, se trata de lograr que parte de ese dinero revierta en el deporte, como ocurre con las quinielas, un producto que ha perdido protagonismo en favor de las apuestas online. Con la ley actual, los ingresos de las tradicionales quinielas van, por un lado, a la LFP, y a la Federación Española de Fútbol. En cambio, la recaudación de las apuestas online no revierte en los deportes, además de que se mueven en un “entorno fraudulento” que “hay que controlar”, puntualiza el abogado.

Por tanto, entre los objetivos del proyecto están los de “acabar con los casos de apuestas ilegales y amaños de partidos, armonizar las sanciones deportivas en los diferentes estados miembros y controlar y endurecer las sanciones antes los casos de corrupción en las federaciones deportivas, creando al efecto un Observatorio para la transparencia e integridad en el deporte”, añade.

LIMITACIÓN POR LEY DE LOS SALARIOS

En cuanto al estatuto de derechos y deberes del deportista, Soto Burillo explica que se trata de abrir la vía a la negociación colectiva como ocurre con el resto de trabajadores, donde sus convenios puedan ser negociados por sindicatos. Un asunto polémico también será el de la limitación de los salarios siguiendo el ejemplo de la NBA.

Ese nuevo marco jurídico debería ir mucho más allá, afirma Contreras, “para afrontar, entre otros, problemas tan relevantes como la diferenciación entre el deporte profesional y el aficionado, la creación de un marco laboral específico de los deportistas aficionados, la erradicación de la violencia física y verbal, alcanzar la igualdad entre hombres y mujeres deportistas, la puesta en valor de la actividad física y su conexión con la salud, el fomento del deporte base, la clarificación del papel que deben de jugar las Administraciones Públicas en el nuevo marco y la unificación de las titulaciones deportivas”.

Fuente: Invertia