Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El inagotable negocio de las casas de apuestas en España

El inagotable negocio de las casas de apuestas en España

La final del Mundial de Rusia 2018 fue seguido en España por nada menos que ocho millones de espectadores (57,3% de share), mientras que el pico más alto de audiencia se alcanzó durante los penaltis de España frente a Rusia, con 15 millones de espectadores y un 82,3% de share.

Pero el Mundial no sólo lo ha ganado Francia o las cadenas de televisión que ven traducidas estas cifras en rentabilidad económica: uno de los grandes vencedores de este evento deportivo en particular y del deporte rey en general son las casas de apuestas y salones de juego, que año tras año ven cómo su negocio se afianza y bate récords dentro de nuestras fronteras.

Tanto es así que, según el último informe trimestral de la Dirección General de la Ordenación del Juego (DGOJ) correspondiente al primer trimestre de 2018, el importe total dedicado a la participación en el juego en España o Margen Neto de Juego (GGR) asciende a 163,6 millones de euros, una cifra un 28,85% superior respecto al mismo período de 2017. De esta cantidad, el 50,04% (81,87 millones de euros) se ha dedicado íntegramente a las apuestas en cualquiera de sus modalidades.

Que el sector del juego en España no ha dejado de crecer ni un segundo en nuestro país desde su regulación en 2011 es una realidad, con 52 operadores autorizados por la DGOJ y con las apuestas deportivas como producto más demandado por los jugadores. De hecho, sólo en 2016, el sector en general movió en España más de 37.741 millones de euros, un 10% más que el año anterior según el Anuario del Juego en España 2016/2017 elaborado por la Fundación Codere, de los cuales 26.700 millones correspondieron al ámbito presencial y 11.000 a su versión online. Asimismo, la cifra correspondiente a juego real (dinero jugado menos los premios) alcanzó los 8.886,2 millones de euros, una suma que supone cerca del 1% del Producto Interior Bruto (PIB).

Este crecimiento progresivo ha situado a España como objetivo potencial de las casas de apuestas mundiales y, por el momento, no existen indicios numéricos para que deje de serlo. Sólo en Madrid hay registrados 385 locales de juego a cierre del primer trimestre de 2018, ya que la capital es, junto a Asturias y Extremadura, la única comunidad autónoma donde no existe legislación alguna en materia de desarrollo y planificación de las casas de juego, es decir, que estos centros pueden reproducirse sin control alguno.

Lejos de ser una moda pasajera, se prevé una mayor propagación del negocio en los próximos años, al menos desde la perspectiva de los directivos de este negocio, cuyas opiniones se recogen en el Barómetro de los Salones de Juego 2018 de laAsociación Española de Empresarios de Salones de Juego y Recreativos (ANESAR). Así, el 69,7% de los empresarios del sector prevé abrir nuevos locales y el 63,3% de los mismos baraja ampliar las plantillas actuales.

Pero crecer no siempre es positivo para el sector y el citado informe concluye que “se están abriendo más salones de los que puede absorber el mercado, y que, en poco tiempo, empezará a haber problemas de rentabilidad”. Además, los directivos afirman que, a pesar de haber “desaparecido la incertidumbre ante la situación económica, las preocupaciones se han desplazado a la creciente competencia entre salones”.

En esta línea, la expansión del juego en general y de las apuestas deportivas en particular se explica también por factores como la llegada de Internet a un mercado ya de por sí rentable, aventajado, además, por la regulación y control de la modalidad online gracias a la Ley de Regulación del Juego de 2011; la rebaja de 5 puntos del impuesto a actividades del juego online (del 25% al 20%) aprobada en mayo de este mismo año; o la capacidad de adaptación de las casas de apuestas tanto a las características y necesidades de cada jugador como a los propios salones de juego que ya existían en España, siguiendo, eso sí, con sus correspondientes códigos de casino: sin ventanas y sin espejos. Además, buena parte de la antigua clientela de los bares los sustituye ahora por estas salas, donde además de ofrecer bebida, se emiten prácticamente cualquier partido que demande.

EL PERFIL DE JUGADOR: VARÓN Y CON PROBLEMAS ECONÓMICOS
Sólo durante el primer trimestre de 2018, se han registrado 803.568 usuarios nuevos, un 27,87% más respecto al año anterior, lo que implica una media mensual de 796.331 usuarios activos y 267.856 nuevos registros mensuales, apunta la DGOJ.

De los jugadores españoles, el 83% son hombres frente al 17% de mujeres, siendo el perfil más marcado el de varón de entre 18 y 43 años, con bajo nivel de ingresos y estudios, con pareja y con algún tipo de problema personal, ya sean económicos (45%) o por la muerte de un ser querido (53% de los casos), entre otras variantes. Además, cerca del 1% de los jugadores habituales españoles sufre un problema patológico con el juego.

En esta línea, en términos de población general, el gusto por las apuestas genera un mayor crecimiento respecto a otras modalidades de juego, y el 34% de los españoles afirma tener interés en las apuestas deportivas, según datos de Nielsen Sports.

PUBLICIDAD, LA PIEDRA ANGULAR DE UN NEGOCIO MILLONARIO
Sólo en 2017 la inversión en publicidad y patrocinio de las casas de apuestas superaba los 103 millones de euros. Para hacernos una idea de la importancia que tiene la publicidad para este negocio, podemos comparar esa cantidad con la cifra que invierte en publicidad El Corte Inglés, la compañía que destinó más dinero a esta partida: 89,6 millones de euros.

Es más, los 103 millones de euros del pasado ejercicio serán previsiblemente superados a cierre de 2018 por la fuerte inversión en publicidad derivada del Mundial de Rusia. De hecho, sólo durante el primer trimestre de 2018 la inversión en marketing ya superaba los 76 millones de euros.

Así, el goteo constante de publicidad de las casas de apuestas en cualquier plataforma y en cualquier horario -incluido el infantil- constituye una de las principales vías para su desarrollo, pero, según denuncian algunas organizaciones, también incluye problemas sociales como la incitación al juego desde edades muy tempranas o la concepción del juego como algo siempre positivo, una creencia que se alimenta por el hecho de contar, en la mayor parte de las ocasiones, con grandes estrellas del fútbol o de la televisión como rostros visibles de sus campañas.

Sin embargo, España podría seguir el camino de Italia y prohibir, o al menos limitar, la publicidad de las casas de apuestas dentro de nuestras fronteras. Si hace unos meses los Presupuestos Generales facilitaban el asentamiento del negocio enCeuta y Melilla, ahora el gobierno de Pedro Sánchez prepara una serie de medidas para al menos acotar la publicidad de las casas de apuestas a través de un Decreto del Juego que, de avanzar correctamente, entraría en vigor el 1 de enero de 2019.

Ante esta iniciativa, desde LaLiga piden prudencia al Ejecutivo puesto que el patrocinio deportivo constituye otra de las grandes vías de visibilidad del juego en España. De hecho, el 75% de los clubes cuentan con un patrocinador de apuestas deportivas como Bwin, Betfair o Codere, un negocio que mueve más de 600 millones de euros por temporada en el fútbol español.