Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Nuevo player entra en el mercado americano de DFS

Nuevo player entra en el mercado americano de DFS

Un nuevo operador ha surgido en el mercado de los Daily Fantasy Sports de EE.UU. (DFS) con el lanzamiento de Daily Number, una empresa cofundada por el empresario Tom McAuley y la estrella de fútbol americano de la NFL Richard Sherman.

Daily Number ofrecerá inicialmente concursos de pago a usuarios de iOS en 23 estados en los que se permite el DFS. La plataforma de la compañía, cuya patente está en trámite, permite a los aficionados seleccionar su propio grado de dificultad y el premio subsiguiente, eligiendo cualquier combinación de jugadores -desde una alineación repleta de estrellas hasta una lista compuesta por jugadores de rol- para simplemente batir una puntuación objetivo preestablecida conocida como el Número Diario.

McAuley fundó la compañía de medios deportivos Hubstar en 2014, mientras que Sherman comenzará este año su primera temporada con los San Francisco 49ers después de dejar los Seattle Seahawks. Además de cofundador, este hombre de 30 años será el principal embajador de la marca para Daily Number.

McAuley, que será el jefe ejecutivo, dijo: “Estamos simplificando el formato DFS para los aficionados a los deportes de todos los días, a la vez que mantenemos los principios básicos del juego que han hecho que los deportes de fantasía sean tan populares.

“Estamos impulsados por la oportunidad de desarrollar una plataforma propietaria y una base de datos de clientes que será extremadamente valiosa para muchas partes interesadas de la industria a medida que los juegos deportivos continúen evolucionando en los Estados Unidos”.

Mientras tanto, DraftKings ha reintroducido juegos basados en el fútbol americano universitario antes del comienzo de la temporada 2018-19 de la National Collegiate Athletic Association (NCAA).

En 2016, DraftKings y su rival FanDuel optaron por dejar de ofrecer concursos de fantasía en eventos deportivos universitarios en los EE.UU. como parte de un acuerdo con la NCAA, que había sido abiertamente crítico con los operadores de DFS que ofrecían competiciones deportivas universitarias.