Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El presidente de Filipinas en guerra contra el juego

El presidente de Filipinas en guerra contra el juego

Rodrigo Duterte lleva más de dos años en su cargo presidencial y han sido dos años muy agitados. Entre otras cosas, los últimos dos años del presidente Duterte serán recordados por la continua guerra de los oficiales filipinos contra el juego, que recientemente se ha manifestado en una moratoria sobre la construcción de nuevos casinos en el país.

La última ola de furia del presidente Duterte contra el juego se desató a principios de 2018 con la mencionada moratoria. El mandatario ordenó a PAGCOR, el regulador del juego del país, que deje de emitir licencias de juego a las partes interesadas en un intento por evitar la proliferación del juego en Filipinas.

La moratoria se impuso a mediados de enero. En comentarios a los medios locales, el jefe de PAGCOR, Andrea Domingo, dijo que el regulador había dejado de aceptar solicitudes para la emisión de licencias de juego y que solo se considerarían las solicitudes presentadas antes del 13 de enero. Varios desarrolladores interesados ​​habían logrado enviar sus solicitudes antes de esa fecha. Y, en particular, dos proyectos de casinos recibieron la aprobación provisional por parte del regulador del país.

Sin embargo, su aprobación se convirtió en el objetivo público de la furia del presidente Duterte contra los juegos de azar y la promesa de que evitará la materialización de los dos planes de casino, así como de cualquier otro proyecto de juego que pudiera surgir en el futuro.

¿Por qué los dos complejos turísticos integrados acapararon tanta atención pública y por qué centraron la ira del presidente Duterte?. A continuación, un poco más sobre los eventos más recientes y más comentados en la industria del juego de Filipinas.

Los dos proyectos fallidos de casino

El año pasado surgió la noticia de que la compañía de juego y hospitalidad de Macao, Galaxy Entertainment Group, se asoció con su contraparte filipina Leisure & Resorts World Corporation para desarrollar un complejo integrado de $500 millones o más en la isla de Boracay. Con sus playas de arena blanca y su clima tropical, la isla es un popular centro para los turistas de la región de Asia y el Pacífico.

Sin embargo, en febrero, las actividades comerciales y de desarrollo en la isla provocaron bastante ira por parte del presidente Duterte. Después de la publicación de una revisión ambiental del famoso destino turístico, el enérgico líder anunció que esta se cerraría para una limpieza ya que las empresas locales lo habían convertido en un “sumidero”. En términos generales, la revisión ambiental descubrió que una serie de empresas que operan en Boracay habían estado descargando aguas residuales directamente al mar durante años. Además, resultó que se habían construido varios edificios en la isla sin obtener todos los permisos necesarios.

El presidente Duterte prometió que todas las operaciones ilegales sufrirían consecuencias extremas y que los planes para los nuevos proyectos de juego fracasarían. El mandatario ha señalado reiteradamente durante el transcurso de los últimos meses que el juego de casino más allá de los negocios existentes es algo que no apoyaría y que haría todo lo necesario para evitar que Boracay se convierta en el hogar del complejo integrado de Galaxy.

A pesar de los comentarios del presidente Duterte, Galaxy y su socio local anunciaron que habían logrado adquirir una porción de tierra de 23 hectáreas en Boracay donde se construiría el complejo antes del cierre de la isla. Representantes de los desarrolladores han señalado que creen que el hotel y el complejo de casino se completarán para el año 2021, a pesar del cierre del popular centro turístico y la promesa del presidente filipino para bloquear el plan.

En los últimos meses, un proyecto de casino más ha provocado la ira del máximo representante del país. El desarrollador con sede en Hong Kong, Landing International Development, anunció a principios de este año un plan para construir un casino resort de $1,500 millones en la capital, Manila.

La compañía comenzó a construir el megacomplejo el 7 de agosto. Sin embargo, el presidente Duterte anunció apenas unas horas después que el proyecto sería rechazado, reiterando una vez más su odio por el juego en su totalidad. También es importante tener en cuenta que el representante despidió a toda la junta directiva de la Fundación Nayong Pilipino el día en que Landing inició la construcción de su complejo.

Landing planeó construir el complejo en una porción de tierra que anteriormente había sido ocupada por el Parque Cultural Nayong Pilipino. La Fundación Nayong Pilipino acordó arrendar el terreno a la compañía con sede en Hong Kong. El presidente Duterte y su administración dijeron que el contrato de arrendamiento, redactado en marzo, tenía fallos y situaba al gobierno en una desventaja significativa ya que el pago del alquiler convenido era “inadmisible”. A principios de este mes, el Departamento de Justicia de Filipinas apoyó las quejas del alto funcionario y recomendó la cancelación del proyecto.

El futuro de los planes de los complejos de casinos de Galaxy y Landing es bastante incierto en este momento. El presidente Duterte ha prometido censurar ambos proyectos, así como cualquier otra propuesta de este tipo, y parece que su postura sobre el tema no se suavizará.

El presidente Duterte banea del juego a los trabajadores de los casinos

Se supo a principios de este mes, durante el nuevo despliegue de las regulaciones relacionadas con los casinos, que el personal de los casinos tendría prohibido jugar en los casinos del país. En una notificación del 6 de septiembre, el regulador local de juegos de azar, la Philippines Amusement and Gaming Corporation (PAGCOR), dijo que todos los empleados de los establecimientos de apuestas se incluirán en la Base de Datos Nacional de Personas Restringidas del país. La base de datos computarizada contiene los nombres de todas las personas que tienen restricciones al juego en todos los casinos locales con licencia de PAGCOR.

Al parecer, Filipinas intenta evitar los errores de Macao, donde los empleados de los casinos siempre han representado la mayor parte del registro local de jugadores problemáticos.

El máximo representante del país claramente se está poniendo duro con los casinos físicos y el alcance de su represión está creciendo. Todavía está por ver cuáles serán sus próximas acciones para restringir la construcción de nuevas propiedades de casino, pero a juzgar por su consistencia, seguiremos viendo más medidas del presidente Duterte y su visión anti juego.