Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Más de 300 vascos se han autoprohibido el acceso a bingos y apuestas

Más de 300 vascos se han autoprohibido el acceso a bingos y apuestas

La primera medida para iniciar la rehabilitación es dejar de jugar y evitar cualquier contacto con los lugares o las máquinas que incitan a ello. En Euskadi, un total de 303 personas han decidido aplicarse a sí mismas esa «autoprohibición» que veta su entrada en casinos, bingos y apuestas online, donde al tener la obligación de mostrar el DNI automáticamente los encargados o el sistema informático impide el registro del jugador adicto.

Es un «dato vivo», lo definen en el Departamento de Seguridad del Gobierno Vasco que engloba la Dirección de Juego y Espectáculos. Es decir, cambia continuamente, conforme las personas ludópatas dicen basta e intentan recuperar su vida. La decisión (prorrogable) implica, según la normativa vigente en Euskadi, que no podrán acceder a esos recintos durante seis meses. Pero si la autoprohición se solicita en Euskadi, su vigencia es para los salones vascos, no para el resto de comunidades.

Además, bajo esta medida de autocontrol se engloban los juegos y locales donde se exige identificación previa: bingo, casino y «juego online autonómico», las plataformas que tienen licencia vasca. Pero fuera de esos límites queda un amplio número de opciones y tentaciones a las que hay «libre acceso». Son, según explicita la Dirección General de Ordenación del Juego dependiente del Ministerio de Hacienda, las máquinas de juego en hostelería, los salones de juego, los establecimientos de apuestas, las apuestas en hostelería o las apuestas en recintos deportivos. Todos esos lugares donde ni los ludópatas que han pedido ayuda y están en proceso de rehabilitación ni los menores deberían poder jugarse el dinero, aunque muchos lo hagan.

En Euskadi, la cifra de personas que se autoexcluyen de los lugares de juego no ha variado en exceso en los últimos años, donde la proporción hombres y mujeres se inclina hacia los varones. En 2016, hubo 286 autovetados, 156 hombres y 130 mujeres; en 2017, 331 jugadores pidieron la autoprohibición, 197 hombres y 134 mujeres. Y este 2018, 211 hombres y 117 mujeres tienen vetado los accesos.

Fuente: DiarioVasco