Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Los casinos ‘online’ ilegales calman la sed de los ludópatas

Los casinos ‘online’ ilegales calman la sed de los ludópatas

El Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego es un recurso para paliar la adicción, pero los ludópatas hallan una ventana de fuga en casinos ‘online’ sin licencia

Hace unos años, Anselmo Palomera jugaba compulsivamente, consumía demasiado alcohol y sufría trastorno bipolar. Un cóctel politoxicómano típico entre los ludópatas. Arruinó su vida económica, familiar y social.

Entonces, esta persona residente en una ciudad del norte de España decidió inscribirse en el Registro de Prohibidos, ahora llamado Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego (RGIAJ), dependiente de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) y del Ministerio de Hacienda. “Fueron diez años de tranquilidad personal y familiar sin jugarme el sueldo mensual en los bingos físicos del lugar”, comenta Palomera.

Pero llegaron las casas de apuestas y juegos ‘online’ que permitían burlar el control regulatorio y el marcaje familiar porque el ludópata puede jugar desde cualquier lugar con un ordenador o un teléfono móvil. Ahí comenzó de nuevo el calvario para él y para su familia.

La ley de regulación del juego de 2011, que comenzó a implementarse de verdad en junio del año siguiente, activó barreras a los adictos al juego y puso coto a los ludópatas que se autoprohibían pero que acudían a la ventana de fuga de las casas de apuestas digitales. Desde ese momento, los operadores ‘online’ con licencia para tener actividad en España también les limitaba el acceso, bajo estricto control de la DGOJ.

La regulación del juego ha supuesto grandes avances en el control del juego digital. Precisamente, negociando los Presupuestos Generales del Estado para 2019, el jueves Pablo Iglesias y el Gobierno de Pedro Sánchez llegaron a un acuerdo para gravar la publicidad de los juegos de azar y las apuestas ‘online’ como si fueran tabaco.

Pero el problema subsiste. A pesar de que la DGOJ ha cerrado casi mil webs sin licencia en España desde 2012, los ludópatas autoprohibidos calman su sed jugando en casas de apuestas y casinos ‘online’ ilegales que tienen su sede en jurisdicciones de baja imposición fiscal como Gibraltar o la isla caribeña de Curaçao. Incluso, muchos autorizados tienen su sede en Malta para rebajar la carga fiscal.

Todo al rojo: cómo Malta se ha convertido en El Dorado para la industria del juego ‘online’

JESÚS ESCUDEROEn 2004, el país mediterráneo implantó una de las primeras regulaciones de las apuestas en internet. Las grandes ventajas fiscales atrajeron a los principales actores del sector, incluidos españoles

Anselmo Palomera, toda vez que las compañías con licencia regulada le prohibían el acceso, comenzó a apostar hasta 3.000 euros al mes en esos dominios digitales ilegales. El problema que causan esas casas no autorizadas tiene tres dimensionesla humana, ya que son un obstáculo más para la rehabilitación de los ludópatas; la fiscal, puesto que los beneficios no están sujetos a la hacienda española; y la económica, en la medida que suponen una competencia desleal para las empresas legales que operan en nuestro país y que pagan sus impuestos consecuentemente.

Una fuente solvente de la Asociación Española del Juego Digital no carga toda la responsabilidad de esa problemática en el Ministerio de Hacienda, sino también en los propios jugadores. “Los precios son mejores en esas plataformas ilegales y por eso las prefieren, pero al final los que pagan los impuestos, tienen empleados y son garantes de la seguridad del juego son las empresas con licencia para operar”, señala ese responsable de la patronal de las apuestas ‘online’.

Es fácil jugar ilegalmente

Los usuarios habituales ‘online’ residentes en España eran 1,4 millones a finales de 2017. Según el segundo informe trimestral de este año de la DGOJ, los jugadores depositaron 4.166 millones de euros en compañías autorizadas entre abril y junio, el 87% del total en casino (ruletas, tragaperras o ‘slots’) y apuestas deportivas y el 12% en póquer. Hay 78 sitios web de operadores con licencia. Pero poco o nada se sabe del volumen del negocio del dinero invertido en operadores ilegales.

“Si el Ministerio de Hacienda bloquea, por ejemplo, el dominio ‘www.apuestas1.com’, entonces la empresa ilegal creará ‘www.apuestas2.com’ para seguir operando con su misma base de datos, y si tiran abajo esa, entonces crearán ‘www.apuestas3.com’ y así sucesivamente”, dicen desde la Asociación Española del Juego Digital.

Existen tutoriales que explican cómo saltarse las prohibiciones de la legislación para jugar desde España en casas de juegos de azar ilegales

Este diario ha comprobado cómo la empresa 1XBET tiene el dominio español ‘www.spaintastic.es‘, pero cuando el jugador quiere inscribirse se le dirige hacia la URL https://1xmobzwy.host/?tag=d_53715m_4098c. A ese operador ruso se le ha denegado la licencia en España.

Más aún. El periodista de El Confidencial ha preguntado a dos casinos digitales no autorizados a jugar como residente en España y sus agentes le han contestado afirmativamente. Uno de ellos es Spintropolis, cuya propietaria es la compañía Equinox Dynamic NV, registrada en Eslovaquia y la isla caribeña de Curaçao. El otro es Zigzag777, cuya empresa matriz es JocSolutions Limited, cuyo domicilio fiscal está en Gibraltar. La DGOJ confirma que ambas webs no están autorizadas a operar en España.

Incluso existen tutoriales que explican cómo saltarse las prohibiciones de la legislación para jugar desde España en casas de juegos de azar ilegales mediante el uso de VPN o navegadores de internet como Opera o Tor.

Anselmo Palomera llegó a dejarse su dinero hasta el año corriente en seis casinos ‘online’ de Equinox Dynamic NV. Lo denunció ante la DGOJ. Hacienda le confirmó que esa multinacional no tiene licencia para aceptar a jugadores residentes en España.

Fragmento de la comunicación del Ministerio de Hacienda a A. Palomera.
Fragmento de la comunicación del Ministerio de Hacienda a A. Palomera.

Palomera mostró a este diario varios correos recientes intercambiados con Equinox Dynamic NV y JocSolutions Limited en los que se le informaba del depósito de miles de euros para jugar. La legislación vigente nos impide reproducirlos.

Dirección General de Ordenación del Juego contesta a este medio que “la propia naturaleza de Internet, donde continuamente surgen nuevas páginas, hace muy difícil poder asegurar que todas las páginas existentes resultan absolutamente inaccesibles”.

La ludopatía va en aumento

Los datos y las voces de los profesionales que luchan contra la ludopatía son elocuentes del problema. El número de inscritos voluntariamente en el Registro de Prohibidos no deja de elevarse. En 2012 eran 31.104 ludópatas; a finales de 2017 ya eran 41.117. Uno de cada dos inscritos en el RGIAJ a finales de 2017 tiene entre 19 y 35 años y el 82% es hombre. Grandes ‘Influencers’ como el presentador Jorge Javier Vázquez o el periodista deportivo Julio Maldonado, ‘Maldini’, están a sueldo de la empresas de los juegos de azar digitales para hacer publicidad.

Los psicólogos consultados por este diario subrayan que el juego ‘online’ ha disparado el número de adictos al juego. Javier Porto, director de CCAdicciones, señala que antes el ludópata tenía vergüenza por el desplazamiento físico que suponía ir al bingo o al casino y ser reconocido por conocidos o familiares, pero ahora —principalmente los jóvenes— pueden jugar desde cualquier sitio. “Fíjate en los chicos que van en el metro o el autobús, muchos de ellos están apostando con el móvil”, señala Porto. Añade quemuchos de los pacientes que ha tratado han recurrido a casinos digitales ilegales y la gran mayoría han manifestado que los conoce.

Los menores meten la tarjeta de crédito y el DNI del padre y tienen acceso a un mundo virtual de juego que es infinito donde se les garantiza su anonimato

Las palabras de este psicólogo se refrendan en el aumento de usuarios activos de apuestas ‘online’, aquellos que apuestan al menos una vez al mes. Entre 2013 y 2017 se ha duplicado el número de jugadores activos, pasando de 643.158 a 1.394.757, según datos de la DGOJ.

Además, las cuentas de los operadores legales no dejan de acrecentarse. El beneficio bruto del juego, antes de impuestos y habiendo deducido los premios pagados, ha pasado de 229 millones de euros en 2013 a los 560 millones en 2017. Las cantidades jugadas casi se han triplicado en el mismo periodo hasta llegar en 2017 a 13.298 millones de euros apostados.

Los especialistas que luchan contra la ludopatía se muestran pesimistas ante el auge de los casinos y casas de apuestas físicos y digitales. “Antes, en los casinos y bingos físicos se controlaba la entrada de los autoprohibidos en el registro, ahora no”, apunta Ignacio Blasco, coordinador y psicólogo principal de la asociación para el tratamiento de la ludopatía ALYA. Blasco llama la atención sobre el llamativo incremento de adicción al juego entre los menores porque “meten la tarjeta de crédito y el DNI del padre y tienen acceso a un mundo virtual de juego que es infinito donde se les garantiza su anonimato”.

La DGOJ apela a la responsabilidad de los jugadores: “En el caso de los juegos de azar, la confianza en la marca es un factor fundamental por la propia naturaleza de la actividad”.

A una persona que se quiere rehabilitar, como Anselmo Palomera, le es difícil salir del círculo vicioso de la ludopatía, especialmente cuando los operadores ilegales campan a sus anchas en internet y le permiten seguir calmando su sed adictiva.

Fuente: ElConfidencial