Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Codere presentó el Anuario del Juego en España 2018

Codere presentó el Anuario del Juego en España 2018

La compañía y la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M), a través de su Instituto de Política y Gobernanza (IPOLGOB), presentaron este miércoles el nuevo estudio en el salón de grados del campus Puerta de Toledo. El encuentro permitió conocer la actualidad del sector y su evolución durante el último año, y contó con la presencia de Vicente Di Loreto, director general de Codere; Juan Espinosa García, director general de Ordenación del Juego, entre otros.

Las otras presencias destacadas en la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) fueron las de Francisco Javier Prieto Fernández, vicerrector de Política Científica de la Universidad Carlos III de Madrid; José Antonio Gómez Yáñez, coautor del libro, profesor de Sociología de la UC3M y miembro del Instituto de Política y Gobernanza; Carlos Lalanda Fernández, coautor del libro y socio fundador del estudio Loyra Abogados.

Según releva el El Anuario de Juego en España 2018, el juego crece por tercer año consecutivo en España. En 2017, los españoles jugaron 9.408 millones de euros (juego real o GGR, cantidad jugada menos los premios), un 8% más que en 2015. El 94% se corresponde con el segmento presencial y el 6% con la actividad online.

Asimismo, el mayor crecimiento se produjo en el canal online, que creció más de un 30% con incrementos relativamente similares en todos los juegos, menos los concursos y el poker. En el segmento presencial se destacaron los salones de juego (15,9%) y las apuestas deportivas (15,7%).

El juego representa en España el 0,9% del PIB. El año pasado, la industria generó 84.702 empleos directos. Sólo el juego privado aportó el 55%, y de manera indirecta contribuyó con 167.400 puestos de trabajo. El segmento de hostelería concentra 64 mil empleos.

Por otra parte, el sector aportó a las arcas públicas 1.657,4 millones de euros en impuestos específicos sobre el juego (tasa de juego), adicional a los impuestos derivados del desarrollo de su actividad económica. 450 millones recayeron sobre los ganadores de premios y 1.207 sobre las empresas, de los cuales, el sector privado presencial aportó 1.094 millones de euros y 52,9 millones, las empresas operadoras online. Esta tasa es adicional a los impuestos y cotizaciones vigentes para el resto de actividades económicas (impuesto de sociedades, IAE, cotizaciones sociales, y otras aportaciones) a las que la industria hace frente.

Para José Antonio Gómez Yáñez, “el desarrollo del sector es inherente a los nuevos hábitos de entretenimiento de los españoles que evolucionan conforme a la demanda de la sociedad y los distintos estados de madurez de las actividades de juego”. El autor del anuario aventura que el informe del 2019 contemplará un incremento mayor de las apuestas deportivas porque se autorizaron en Andalucía, que es la cuarta parte del mercado español.

A partir de la evolución de los datos se desprende que el sector del juego superó la crisis, y entre 2014 y 2017 creció en torno a un 19% en juego real o GGR (diferencia entre el gasto en juego menos los premios), pese a estar aún un 12,3% por debajo de los niveles de 2008. El último año, el juego siguió creciendo un 6,2% hasta alcanzar los 9.408 millones de euros (en GGR).

La salida de la crisis supuso una oportunidad de “reconversión” del sector impulsado especialmente por la regulación de la actividad  online, el crecimiento de los salones de juego y las apuestas o el acercamiento de los casinos al centro de las ciudades.

Análisis de los segmentos dentro del sector

El juego online engloba dos tipos de actividades: la modalidad ofertada por operadores autorizados privados, y la compra por Internet de participaciones en sorteos y apuestas de SELAE, ONCE y EAJA (Entitat Autònoma de Jocs i Apostes). Esta actividad representa algo más de un 6,1% del juego total en España. En 2017 los españoles jugaron (juego real) en torno a 560 millones de euros en juego online, un 31% más que en 2016, destacando las apuestas deportivas (310,8 millones de euros), los juegos de casino (145 millones de euros) y las slots online (86,5 millones de euros), que el último año experimentaron el mayor crecimiento del segmento, más del 50% en GGR.

En 2017 más de tres millones de personas visitaron alguno de los 3.150 salones de juego que cuentan con una oferta de más de 37.300 máquinas tipo “B” y alrededor de 3 mil máquinas multipuesto. En la actualidad, el concepto de salón de juego evolucionó e incluye, desde salas con máquinas o sports cafés, a formatos de casino electrónico. Debido a su tamaño, gran parte de estos espacios se configuran como salones independientes o pequeñas cadenas. El despliegue de este formato responde a un incremento en la rentabilidad del sector, al impulso de las apuestas deportivas y a las nuevas máquinas.

Por su parte, el mercado de las apuestas deportivas creció con regularidad desde 2012 a un ritmo del 20%, algo menos en los dos últimos años (17,4%). En 2017 la cifra en juego real (sin considerar el efecto del “rejuego”) alcanzó los 742 millones de euros. La tendencia de esta actividad es creciente, ya que aún no alcanzó el punto de maduración en el mercado.

El 90% de las apuestas se dividen entre apuestas presenciales y online, mientras que el 10% restante corresponde a las quinielas, en claro retroceso. Esto se debe a que los principales encuentros deportivos europeos (Champions, Europa League) encajan más en los nuevos formatos y porque las apuestas enriquecen considerablemente el atractivo de cara a los clientes con su amplia oferta de deportes. Además, las apuestas se vieron impulsadas por motivos de gestión empresarial (ubicación de máquinas en distintas tipologías de salas), por las nuevas autorizaciones en Andalucía y Baleares –el último trimestre de 2017– y el crecimiento en otras regiones, entre otras.

En relación con los casinos, pese a reducirse en un 6% el número de visitas el último año, el gasto medio se incrementó en un 7%, invirtiendo la tendencia respecto a 2016. Por otra parte, el sector del bingo supera lentamente la crisis, apoyado fundamentalmente por los nuevos conceptos de sala –que incorporan otros tipos de juego que atraen a un público más joven, aunque menos fiel (especialmente desde 2013)–. A pesar de ello, las ventas del bingo tradicional y electrónico se incrementaron un 9,8% desde 2014.

Con respecto a las máquinas B, el parque instalado en España asciende a 199.417 unidades, pese a la caída del 23% desde 2007. El canal de hostelería acoge el 80% del parque frente a los salones (18,7%) o los bingos (1,7%). Las visitas y el perfil del jugador varían considerablemente en función del canal. Así, mientras las máquinas de salones registran al año casi tres millones de clientes –fundamentalmente más jóvenes–, las máquinas de hostelería registran 1,8 millones de visitas de jugadores más maduros. En cualquier caso, este segmento necesitó innovación, nuevos formatos (multipuesto o multijuego) y juegos para mantener la demanda.

En lo que se refiere al juego público presencial cabe destacar el crecimiento en un 4,6% en la gama de productos de la ONCE el último año, que le ha llevado a convertirse en un operador multiproducto (cupones, loterías instantáneas en soporte convencional y electrónico) y con el Euro Jackpot. La Lotería Nacional de SELAE también experimenta un crecimiento el último año del 6,1%, especialmente en el Sorteo de Navidad, que representa el 53,6% de las ventas de SELAE. Desde 2013/2014, los sorteos de Navidad y el Niño incrementan sus ventas hasta 2017, si bien el Niño registra un descenso del 1% según recogen los últimos datos de 2018.