Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Por qué es importante controlar Gibraltar

Por qué es importante controlar Gibraltar

Justo sobre la mesa de trabajo del ministro de Exteriores en su despacho del palacio de Santa Cruz –sede central del Ministerio en Madrid– está colgado desde tiempo inmemorial un óleo centenario en el que, a pesar de que necesita claramente una restauración urgente, se puede distinguir la ominosa silueta del Peñón de Gibraltar: el «asunto Exterior» por antonomasia de España. Castiella, Pérez Llorca, Morán, Fernández-Ordoñez, Solana, Moratinos, Margallo y ahora Borrell estuvieron todos obligados a soportar este penoso recordatorio todas las mañanas al llegar a su puesto de trabajo.

A la eterna espina clavada en el orgullo patrio se ha añadido desde los años ochenta un problema si cabe aun mayor: la colonia británica se ha convertido en uno de los paraísos fiscales más escandalosamente eficaces del planeta, en un agujero negro sin fondo para las arcas de la Hacienda española y europea, en el megacasino «online» más grande del mundo y, resumiendo, en un enclave opaco y sospechosamente rico –se trata de la tercera renta per cápita del mundo solo por detrás de Qatar y Luxemburgo– situado en una de las zonas más deprimidas socioeconómicamente de Europa, el Campo de Gibraltar. ¿Cómo se ha llegado a esta situación en la que el Peñón, por si fuera poco, se ha convertido además en la última semana en el más grave escollo que ha tenido que superar en su recta final un proceso de negociación internacional tan complicado y transcendental como el Brexit?

Pocas personas conocen más de cerca el camino que ha llevado a esta situación que Eric Martel, embajador de España que desempeñó el puesto de delegado de Exteriores para el Peñon (el llamado coloquialmente «embajador en Gibraltar» del Ministerio) desde 1979 a 1984, periodo crucial al comienzo de la democracia en el que tuvo lugar la apertura de la Verja. Martel lo explica con una imagen clarificadora:«Gibraltar es como si en el Paseo de la Castellana de Madrid o en Las Ramblas de Barcelona diéramos permiso a El Corte Inglés para vender sin IVA… ¿Cuánto tiempo tardarían en cerrar todos los comercios de la zona? ¿Y El Corte Inglés en hacerse millonario?»

La explicación de este experto diplomático apunta al reducido impuesto de sociedades que se paga en la colonia británica y que permite abrir sucursales en toda la Unión Europea manteniendo una oficina matriz nominal en el Peñón que justifica una carga fiscal muy reducida en la colonia e inexistente por los beneficios logrados en el resto de Europa. «De esta manera se han hecho con el 10% del mercado de los seguros de coche en todo Reino Unido. No solo nos están haciendo daño sino que, además, les estamos financiando la colonia», resume Martel, que recuerda que cuando llegó a Gibraltar «el PIB del Peñón estaba en 50 millones de libras y dos años después de que se abriera la Verja ya era de 500 millones».

A este peculiar estatus fiscal se unen otros factores como el hecho de que no hay impuesto sobre las importaciones al tratarse de un puerto franco y una legislación pionera a escala mundial de la tecnología «block chain», que va camino de convertir el enclave en el centro mundial de las criptomonedas virtuales. Teniendo en cuenta todas estas ventajas, ¿pueden sorprender los espectaculares datos macroeconómicos de los que presumen las autoridades del Peñón? Según la administración liderada por Picardo, el Producto Interior Bruto (PIB) de Gibraltar creció un 49% en los cuatro años que van de 2011 a 2015, una media del 12,2 % anual.Este dato de crecimiento económico ha catapultado la renta per cápita de los gibraltareños, como ya se apuntó, hasta el tercer puesto mundial con 61.700 euros, un lugar en el ránking sensiblemente mayor que el de Reino Unido o España (en el puesto 28 y 36, respectivamente).

En esos años en los que el juego «online» se convirtió en el motor de la economía de Gibraltar, y concretamente en 2015, la colonia obtuvo un superávit presupuestario de 38,8 millones de libras (45,4 millones de euros), el tercero más alto de la historia y el cuarto consecutivo que supera su estimación inicial.

El banco de Gibraltar, que abrió sus puertas entonces, disponía ya de 7.000 cuentas y, a 30 de junio, su depósito base estaba en 244 millones de libras (285,5 millones de euros). Mientras, España arrastraba precisamente en esos años una crisis económica durísima que se cebó señaladamente en la zona de Andalucia que limita con el paraíso de la opacidad británico.

Por esa misma zona pasan las potentes conexiones de fibra óptica que conectan a los colosos de la industría del juego online con el primer mercado del mundo en este sector: la Unión Europea. Gibraltar concentra las sedes de 30 compañías que aglutinan el 60% del este negocio a escala mundial. Actualmente el 40% del PIB del Peñon depende de esta actividad y dificilmente puede sorprender que los de Picardo financien con sorprendente generosidad campañas de comunicación y discretos lobbies que –tanto en el Campo como en Sevilla y Madrid– presentan el megacasino gibraltareño como una fuente de prosperidad y trabajo para la región.

«No hay que perder de vista que el Campo de Gibraltar vive un momento muy delicado que no puede ser agravado por una mala negociación del Brexit». Son palabras a LA RAZÓN de otro gran conocedor de la situación que se ha provocado la colonia británica en la zona, José Ignacio Landaluce, alcalde de Algeciras y presidente de la Comisión de Exteriores del Senado.

Para Landaluce, la manera en que el Gobierno de Pedro Sánchez ha gestionado el tramo final del Brexit ha sido caótica: «Ni los propios socialistas se entienden entre ellos. Han sido muy torpes negociando y se han llevado la contraria incluso a sí mismos. Nadie nos va a seguir en Europa cuando se dé el pistoletazo de salida a la negociación de la relación futura. Theresa May defiende desde el primer minuto los intereses de su colonia en territorio español y el PSOE no ha hecho lo mismo con el Campo de Gibraltar».

Para entender la problemática de Gibraltar es imprescindible recordar que, tradicionalmente, el Peñón de Gibraltar no ha tenido mejor aliado que las adminsitraciones del PSOE. El caso más sangrante en esta larga historia de connivencia laborista-socialista a ambos lados de la Verja tuvo lugar durante la estancia en Santa Cruz de Miguel Ángel Moratinos, que dio al Peñón estatus simbólico de nación durante el tristemente recordado Foro Tripartito. Ahora se ha sabido que Picardo participo en las once reuniones que se han celebrado en Madrid.Corrupción

Eric Martel apunta a dos causas para esta actitud tradicional del PSOE. La primera es la corrupción: «Si ha habido la corrupción que sabemos que ha habido tanto en Sevilla como en Madrid, puedes imaginarte todo lo que puede haber ocurrido en el Campo», explica. La segunda causa es electoral: Andalucía es el gran caladero de votos de los socialistas y desde hace años existe la «leyenda urbana» de que una de las posibles soluciones al conflicto de la colonia británica es concederle el estatus de Ciudad Autónoma que se anexaría los municipios del Campo de Gibraltar.

A este ideal panorama para Gibraltar ha contribuido la tenacidad de los mencionados «lobbies» financiados por los de Fabian Picardo por toda España, la vulnerabilidad exterior de nuestro país derivada del proceso independentista en Cataluña y la endémica falta de espinazo de toda una generacion de políticos, de todos los colores, que solo conocen una manera de cerrar una negociacion: cediendo.

La Razon