Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

DGOJ: Estrategia de supervisión de la actividad de juego

DGOJ: Estrategia de supervisión de la actividad de juego

El conocimiento público de las actividades que, en materia de supervisión y control de los juegos de azar, son llevadas a cabo por esta Dirección General es uno de los objetivos a alcanzar en la consecución de un entorno de juego socialmente sostenible. Trasladar de forma adecuada esa información contribuye a incrementar el nivel de confianza sobre como se desarrolla la actividad, y en particular en lo referente a la protección del orden público, la lucha contra el fraude, la prevención de las conductas adictivas y la protección de los menores y los derechos de los participantes. Así mismo, de acuerdo con los principios de transparencia y buen gobierno que rigen la actividad del Sector Público, el compromiso con la sociedad se ve reforzado cuando es posible dar a conocer de una manera más clara las líneas de actuaciones de las Administraciones Públicas. Por todo ello, la Dirección General de Ordenación del Juego procede a hacer pública la versión actualizada de la estrategia de supervisión del juego.

La actividad de supervisión y control de los juegos de azar resulta básica para hacer efectivos los fines establecidos en la normativa. Es por ello que desde la apertura del mercado de juego se ha desarrollado una estrategia de supervisión con el fin de garantizar un entorno de juego seguro y responsable, anticipando y propiciando la corrección de situaciones que pudieran desembocar en perjuicios para los participantes en los juegos o afectar negativamente a la confianza del público en la oferta regulada de juegos. 

Sin perjuicio de ello, la actividad de juego y la percepción de los riesgos inherentes a la misma en la sociedad evolucionan, planteando nuevos retos que corresponde afrontar y que resulta necesario incorporar a la estrategia de supervisión. 

Por todo ello, con esta estrategia actualizada se pretende, por un lado, consolidar y afianzar los objetivos conseguidos y, por otro, completar y perfeccionar la labor de control para adaptarnos a la realidad del mercado de juego y a la consecución de los objetivos que marca la regulación.