Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

La edad media en ludopatía baja a los 36 años

La edad media en ludopatía baja a los 36 años

El salón del actos del CAAV (local municipal en la avenida del Acueducto, 28) registró ayer un lleno absoluto ante la convocatoria de Izquierda Unida —que contó con la presencia de Ángel Aranzana, presidente de la Federación Castellanoleonesa de Jugadores de Azar Rehabilitados (FECYLJAR)—, donde se explicó la problemática de la proliferación de casas de apuestas en la Comunidad, en general, y en Segovia, en particular.

“El motivo de realizar este acto desde IU es la preocupación que tenemos ante la proliferación de las salas de apuestas y creemos que esto es un problema que tenemos que abordar, porque siempre hemos pensado que es un problema social y no individual”, comenzó Ángel Galindo, concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Segovia.

El edil comentó que la preocupación de su partido aumenta, en tanto en cuanto, los salones de juegos que se están abriendo se encuentran en zonas próximas a colegios e institutos y existen soportes municipales, como pueden ser los autobuses urbanos, donde se exhibe publicidad en este sentido. Galindo recordó que desde octubre que se aprobó una moción en el Ayuntamiento en relación a la eliminación de esta propaganda, “todavía no se ha retirado” añadiendo que preguntarán al equipo de gobierno municipal sobre esta cuestión.

Aranzana fue el encargado de poner los datos sobre la mesa. Así, informó de un aumento en los salones de juego (casino, bingo, casas de apuestas o salas de juego) de un 36% en los últimos dos años —de los 103 que había en 2016 en Castilla y León, a finales del pasado 2018 se contabilizaron un total de 140—. “En 2019, la Junta de Castilla y León tiene previsto abrir otros 20 nuevos salones de juego y casas de apuestas. Palencia va a ser la provincia que más se va a llevar, que van a ser seis. Segovia no sabemos todavía, aparte del de Cuéllar que falta presentar la declaración de responsabilidad por parte del dueño del local para abrirlo. La tendencia que sigue la Junta de Castilla y León es la de seguir abriendo salones de juego y no creemos que le podamos parar”, lamentó el presidente.

Precisamente, y según pudo saber esta redacción, la localidad segoviana de Cuéllar amaneció ayer ‘empapelada’ con esquelas en contra de la apertura de dicho local.

Aranzana desveló, además, que en Segovia hay un bingo, cuatro salones de juego y una casa de apuestas, con un total de 727 máquinas tragaperras en toda la provincia, 1 por cada 220 segovianos, más o menos. En Castilla y León hay 14.316. Señaló, además, que España es uno de los pocos países que disponen de máquinas tragaperras en los bares, circunstancia que no se da en Francia o Portugal, por ejemplo.

36 años de edad media

Los casos patológicos que han registrado en las asociaciones relacionadas con la ludopatía en la Comunidad (Salamanca, Burgos, Valladolid y Palencia) han aumentado un 15% desde 2015, “con una bajada muy fuerte de la media de edad de esas personas que acuden a solicitar ayuda a los centros”, según comentó el presidente de FECYLJAR.

La inmensa mayoría de las personas que llegan a estas asociaciones continúan siendo por adicciones a las máquinas tragaperras, sin embargo, el juego online y las apuestas deportivas “están ya creciendo muchísimo, es un 38% del total de las personas que nos llegan”, añadió.

Según los datos de FECYLJAR, la edad media está entre los 35-36 años y bajando. “Antes llegaban mayores de 50 años, padres de familia, con trabajo, adicto a las tragaperras y ahora lo que nos llega son estudiantes, universitarios de ADE, Económicas, Estadística, etc. que creen conocer mucho de deportes y de estadísticas y probabilidades, se meten ahí, cruzan la línea y ya no pueden volver para atrás”, dijo.

Aranzana aseguró que la ludopatía es una enfermedad y como tal se puede tratar y se puede curar. “Hace falta que las autoridades lo pongan encima de la mesa y empiecen a dar prevención, que se necesita y mucho”, aseveró.

Publicidad

“El año pasado se emitieron 3.000.000 de anuncios sobre juegos y apuestas. En 2015 fueron 173.000. El gasto en publicidad del año pasado fue de 154.000.000 de euros. Y el gasto que se ha hecho en prevención a nivel estatal es de 350.000 euros”, comentó Aranzana añadiendo que Bélgica acaba de prohibir la publicidad del juego, Italia lo hizo hace un año y medio y Uganda también la ha prohibido porque observaron que sus jóvenes estaban teniendo problemas de adicción. “Pero claro, en España, el juego supone un 3% de Producto Interior Bruto (PIB), es una animalada”, sentenció.