Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Solo la mitad de los países de la UE tienen un registro de autoexclusión

Solo la mitad de los países de la UE tienen un registro de autoexclusión

En el Día del juego responsable en el Parlamento Europeo, EGBA solicitó más regulaciones de la UE, no menos. “Porque, en este momento, la mayor parte de la regulación de Europa para los juegos de azar en línea es a nivel nacional y está luchando por mantenerse al día con los desafíos de regular una actividad intrínsecamente transfronteriza”, señala Maarten Haijer, secretario general de la asociación.

Los europeos están sujetos a muy diferentes de estándares de protección al consumidor cuando juegan en línea, lo que deja a algunos jugadores mucho mejor protegidos que otros. Por eso son necesarias más normas comunes de la UE. Existe una necesidad evidente de garantizar que los consumidores no se queden atrás y todos los jugadores pueden confiar en un nivel de protección constante e igual de alto, independientemente de dónde vivan en la UE.

“Es por eso que recientemente le pedimos a la Comisión Europea que revise las garantías de juego en línea que existen en los estados miembros. Lo que es preocupante, es que un estudio de la Universidad de Londres descubrió que solo un estado miembro, Dinamarca, ha implementado completamente las directrices de la Comisión, y existen grandes brechas en la protección de los jugadores en línea de Europa. El estudio encontró que solo 14 países miembros tienen un registro de autoexclusión. Esta es una red de seguridad crucial para ayudar a los jugadores a excluirse del acceso a sitios web de juegos de apuestas, aunque la mitad de los países miembros no tienen uno. Además, ninguno de los registros existentes es interoperable, lo que significa que los jugadores autoexcluidos en un país miembro todavía pueden jugar en sitios web de juegos de otro país”, destaca Haijer.

Solo 13 países miembros disponen de la advertencia de “prohibido el juego a menores de edad” en la publicidad de juegos de azar.

El estudio también mostró que las regulaciones de juego a menudo no están adaptadas a la era digital. Solo la mitad de los países miembros permite el uso de la identificación electrónica o las bases de datos públicas para verificar la identidad de los jugadores, lo que aumenta el riesgo de fraude y los menores encuentran formas de apostar en línea.

“Estos son fallos importantes en el esfuerzo por mantener a los ciudadanos y jugadores de Europa a salvo, y podrían evitarse fácilmente. Incluso algunas salvaguardas básicas no están disponibles en toda la UE. Como resultado, es justo decir que las ambiciones de las directrices de la Comisión para 2014 no se han cumplido”.