Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

El Big Data al servicio de las apuestas deportivas

El Big Data al servicio de las apuestas deportivas

La fiebre de las apuestas deportivas parece no tener fin en nuestro país. Prácticamente cada día somos testigos de la apertura de la enésima casa de apuestas en nuestro barrio. Nos vemos bombardeados por publicidad endulzada por el carisma de presentadores tan conocidos y queridos como Carlos Sobera. Los jugadores caen rendidos ante la emoción de apostar por sus equipos favoritos y, de paso, tratar de llevarse algo de dinero a casa. En definitiva, parece que las apuestas deportivas son una variedad más de ocio. ¿Pero, y si se pudiera aplicar la ciencia para maximizar nuestras posibilidades de éxito?

La revolución del Big Data no es ajena al mundo matemático de las apuestas deportivas
El Big Data es una de las ciencias que más demanda profesional está experimentando en la actualidad, ya que explota el poder de los números para tener más probabilidades estadísticas de ganar a largo plazo. Pero, ¿Se puede realmente anticipar un resultado deportivo a partir de la agregación de subgrupos de datos que en su conjunto nos aporten una visión con un grado de fiabilidad aceptable? Lo cierto es que en esa línea están caminando las investigaciones y no resulta descabellado pensar en un día en el que las principales casas de apuestas pongan coto al uso de programas informáticos predictivos basados en el Big Data.

Y es que las casas de apuestas podrían ver mermadas sus ganancias si se quita el factor azar de las apuestas de sus jugadores. Probablemente, las primeras víctimas del asentamiento de la revolución del Big Data serían las funcionalidades que permiten asegurar ganancias a los apostadores. Nos referimos, por ejemplo, a la función Cash Out que ofrecen casas de apuestas como Betfair, y que permite que un jugador cierre una apuesta a su favor en directo, mientras se desarrolla el evento deportivo en el que está apostando. Imaginemos que juega el Real Madrid contra el farolillo rojo de LaLiga. Imaginemos que el jugador apuesta por este último porque presenta la cuota más suculenta: ¿cómo va a poder el último equipo de la clasificación ganar al todopoderoso equipo merengue? Imaginemos también que el Madrid encaja un gol en los primeros minutos de juego. En ese momento, el jugador puede usar la función Cash Out y cerrar una cuota ventajosa a su favor en ese momento (el Real Madrid seguirá teniendo muchas posibilidades de remontar). Si el jugador contase con algún tipo de ayuda basada en Big Data, el mercado de las cuotas podría verse desestabilizado y perjudicar a la propia casa de apuestas.

Hay también quienes piensan justo lo contrario, argumentando que serán las casas de apuestas quienes terminen contratando a expertos en Big Data para diseñar sus algoritmos matemáticos de cuotas con el fin de obtener una ventaja. Si además desarrollan algoritmos que incluyan aspectos de inteligencia artificial, parece que el panorama de las apuestas deportivas podría ser bien distinto de aquí a diez años. La carrera por el Big Data no ha hecho más que comenzar y viene dispuesta a revolucionar cómo apostamos. Incluso están surgiendo plataformas Blockchain para predecir resultados deportivos, políticos y económicos. La revolución no ha hecho más que comenzar, sin embargo la vida da sorpresas y no se tiene la certeza de nada.

Fuente: novaciencia