Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Ceuta apuesta su futuro económico a los casinos online

Ceuta apuesta su futuro económico a los casinos online

A punto de cumplir 25 años como ciudad autónoma, el singular rango institucional que le dio su Estatuto de 1995, Ceuta busca un futuro que no la equipare ni al Peñón de Alhucemas ni al de Gibraltar. Ahora es, según Eurostat, la segunda región europea con mayor tasa de paro general (29%) y juvenil (un 64% entre 15 y 24 años). El año pasado, de acuerdo con la estimación de Contabilidad Regional de España del INE, fue la autonomía en la que menos creció la economía, un 1,5%, más de un punto por debajo de la media nacional.

Sostenida siempre por el sector público, del que cobra la mitad de su población activa, y la Administración General del Estado, que tiene blindados por ley los ingresos de la ciudad pase lo que pase con su economía real, desde hace dos años la localidad norteafricana lidia como puede con el colapso permanente de su anticuada frontera del Tarajal, único punto de entrada y salida hacia Marruecos, que parece apretar por ahí su soga anexionista.

El PP y el PSOE han asumido que durante décadas no se hicieron las inversiones que necesitaba para poder absorber en condiciones de fluidez y seguridad el tránsito de los miles de vehículos y personas, ni siquiera se sabe cuántos a ciencia cierta, que la atraviesan al día. Así, el modelo de ciudad ligado al ‘comercio transfronterizo’, el porteo consentido de todo tipo de mercancías sobre las espaldas de miles de hombres y mujeres que ejercen de mulas sin necesidad de visado, ha colapsado de éxito.

Las autoridades marroquíes han augurado un final inexorable más o menos próximo, «cinco o diez años» a lo sumo, para un «contrabando» que, denuncian, lastra su industria nacional, sobre todo la textil, negocio hacia el que han virado muchas de las 200 naves de los polígonos comerciales del Tarajal, alrededor de los que se mueve un cuarto de la riqueza local y muchos empleos «aunque sean irregulares».

El secretario general de CCOO y candidato del partido Caballas a las próximas municipales, Juan Luis Aróstegui, teme que la ciudad termine convertida en «una versión ampliada y corregida del Peñón de Alhucemas» con poco más que un gran número de funcionarios (muy) bien pagados. La formación localista reclama pasos políticos de calado como pedir entrar en la Unión Aduanera europea, que presume clave para poder ‘obligar’ a Marruecos a abrir una aduana comercial en la frontera, o aplicar la Disposición Transitoria V de la Constitución que permitiría a Ceuta alcanzar el rango de Comunidad Autónoma.

A juicio del sindicalista, «la crisis del insufrible colapso de nuestro paso fronterizo está promovida y sostenida intencionadamente por Marruecos y la respuesta del Gobierno español es tan decepcionante como reveladora, pues demuestra una clara intención de acompañar el desmantelamiento del entramado comercial transfronterizo».

En esa deriva, todas las fuerzas políticas apuntan a lo digital como única alternativa viable en una ciudad que carece de superficie para albergar industrias y cuya extrapeninsularidad encarece cualquier labor productiva física.

Juego en línea

El PP, que gobierna Ceuta desde 2001 tras encadenar cuatro mayorías absolutas con Juan Vivas, ha apostado todo al sector tecnológico-digital en general y al juego en línea en particular para intentar aprovechar el viento a favor del Brexit y compensar, si se confirman los peores augurios, el 25% del PIB que perdería la ciudad con el fin del trasiego de productos hacia Marruecos. Del país vecino también procede la creciente clase media y alta que gasta en la localidad española y ha permitido la apertura durante los últimos años de «53 franquicias», según cifras del Gobierno regional.

El consejero de Economía y Hacienda del Ejecutivo local, Alberto Gaitán, que dirigía la Empresa de Alumbrado hasta su adquisición por parte de Endesa el año pasado y conoce de cerca el sector privado, ha recibido esta misma semana la visita de los representantes de «una de las grandes» del juego por Internet, aunque elude revelar su nombre.

«Actualmente ya tienen sede física o están buscando oficinas aquí cinco competidoras [Mondobet, Suertia, Luckia, Betfred y 1xbet] con unos cincuenta empleados», indica Gaitán en declaraciones a eldiario.es. Las cifras todavía están muy lejos de las que han barajado los técnicos en informes oficiales: hasta 4.000 puestos de trabajo, números que el consejero acepta que pudieron ser «muy optimistas» al valorar las perspectivas de generación de empleo de la ciudad como «centro tecnológico de primer nivel».

El ministro Cristóbal Montoro introdujo en los Presupuestos Generales del Estado de 2018, ya con el Brexit y la posibilidad en el horizonte de atraer empresas en fuga de Gibraltar, la última mejora de las ventajas fiscales de Ceuta (y Melilla) para el sector del juego al rebajar al 10% el tipo exigible en ambas ciudades por su beneficio. La medida se justificó como una forma de «atenuar los efectos de su singularidad territorial» en el continente africano. La ciudad ofrece a las empresas grandes ventajas fiscales: además de pagar la mitad por el Impuesto sobre Actividades del Juego (10% del beneficio neto), solo se paga un 7,5% de Sociedades los dos primeros años, un 60% menos de IRPF, un 50% de cotizaciones a la Seguridad Social… Además, en Ceuta no se aplica el IVA y la tributación indirecta local, el IPSI, se acaba de reducir al 0,5%, por debajo del tipo que grava servicios básicos como el abastecimiento de agua potable (1%).

El PP todavía ambiciona más. En su programa para las municipales se compromete a negociar con el Estado llevar la media general de bonificaciones y deducciones en todos los tributos al 75%, pero Gaitán niega que por esa vía vaya a terminar retratada como un paraíso fiscal, epíteto que Vivas sí coloca a Gibraltar.

«No lo somos porque todo nuestro marco está regulado por normativas nacionales», advierte el consejero, que se alinea con las exigencias impuestas por el ministerio como para gozar de todas las rebajas impositivas, como tener que traer a Ceuta «al menos el 50% de la plantilla nacional y los costes laborales». «Si no han venido más seguramente es porque no hemos sabido o podido dar a conocer todas nuestras ventajas», añade Gaitán, que valora como «un éxito» el paso de la ciudad por las últimas ferias internacionales del juego de Londres y Madrid.

El PSOE también ve en el ámbito tecnológico el futuro aunque prioriza «incentivar» la implantación en la ciudad de «empresas de desarrollo informático de software y otras de alta tecnología». Su líder, Manuel Hernández, reprocha al PP que la del juego no es más que la última de «sus espectaculares ocurrencias sin rigor» y alerta de que «esas empresas ya se están yendo de Gran Bretaña, pero a Malta». Ciudadanos promete «hacer que Ceuta sea reconocida en toda España por su régimen fiscal como foco de atracción de centros de negocio» y en Vox son partidarios de «mirar hacia la Península» también en materia económica y de recuperar el Puerto como motor principal de la ciudad.

La ciudad tiene actualmente dos conexiones de fibra óptica con la Península y ya están en «avanzado» estado de implantación «otras dos». Desde hace años se espera que Red Eléctrica Española acometa la instalación de un cable eléctrico submarino que le permita dejar de ser una isla energética. Fuentes gubernamentales reconocen que «existe» el temor a que Marruecos pueda, tarde o temprano, intentar «torpedear» esta alternativa de desarrollo económico, pero aseguran que «hay que intentarlo» aunque la mayoría de formaciones les reprochen que alimenten «la ludopatía».

CEUTA EN CIFRAS

Ceuta acoge en sus 18,5 kilómetros cuadrados a 85.144 habitantes, un 10% más que en 2009. De ellos 5.792 son extranjeros, el 90% marroquíes. Además de por su escasa superficie, la ciudad autónoma está condicionada por su extrapeninsularidad (hay conexiones continuas en barco con Algeciras y tiene las únicas líneas de transporte regular de pasajeros en helicóptero hacia la otra orilla del Estrecho, Málaga y Melilla) y la excepción que en el Tratado de Schengen permite a los residentes en la provincia marroquí de Tetuán, más de un millón de personas, acceder a ella de día sin necesidad de visado.

El PIB per cápita local es de 20.032 euros, por debajo de la media nacional (25.854). En esa cifra encuentran en el equilibrio socioeconómico las dos ciudades que conviven en una. Según el último informe de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN), el 35,8% de los residentes está en riesgo de pobreza y/o exclusión. Por otro, el salario medio de quienes trabajan está entre los más altos de España, por encima de los 2.000 euros. La ciudad cerró abril con casi 11.500 desempleados registrados y con 22.600 cotizantes a la Seguridad Social (hace diez años eran 8.706 y 20.000, respectivamente). Casi la mitad de su población ocupada trabaja para la Administración regional (más de 1.500 personas) o la estatal, que mantiene a más de 8.000, entre ellas unos 3.300 militares y más de mil policías nacionales y guardias civiles.