Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

La publicidad llega a los autobuses públicos de Madrid

La publicidad llega a los autobuses públicos de Madrid

Lo gestiona una empresa especializada, sometida a procesos exigidos de autocontrol, que cumple con toda la legislación vigente.

Los anuncios para apostar también están en el transporte público madrileño. Empresas de juego online, como la casa de apuestas deportivas Vivalasuerte.es o el casino Todo Slots, se publicitan en el exterior de los autobuses urbanos de la capital –por ejemplo, la línea 160– o interurbanos –donde se anuncian en la 657–, que recorren distintos puntos de la región.

Esos anuncios llegan en un contexto de debate sobre el juego y las apuestas en la Comunidad de Madrid,  donde ha habido avances regulatorios en los últimos meses. Instituciones como la Comunidad de Madrid, donde se ha aprobado poner coto a esta publicidad en algunos ámbitos, se desentienden ahora de la publicidad en los autobuses.

Tanto desde la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid –de quien dependen las líneas de la capital– como desde la Consejería de Transportes de la Comunidad, explican que se trata de servicios externalizados a un tercero, que es quien controla la selección de publicidad y los ingresos por este concepto. «EMT tiene cedida la explotación publicitaria de sus soportes a una empresa especializada, sometida a procesos exigidos de autocontrol, que cumple con toda la legislación vigente». 

La publicidad sobre este tipo de negocios ha sido fuente de polémicas en los últimos años. El acuerdo presupuestario de PSOE y Unidas Podemos ya incluía un principio de regulación sobre esta cuestión: que las restricciones fueran iguales que para la industria tabacalera. Además, la Comunidad de Madrid ha sido la primera autonomía en prohibir los anuncios del sector de juego en la radiotelevisión pública. La propuesta, presentada por Podemos, tuvo el voto unánime de toda la cámara, formada por PP, Ciudadanos y PSOE.

No ha sido la única medida que se ha tomado en esta dirección. El propio Gobierno regional hizo una propuesta para endurecer la regulación autonómica que, aun considerada «insuficiente» por el tejido social, ponía coto a la proliferación de estos negocios. Por ejemplo, se limitaba la publicidad de las fachadas de «carteles informativos de los mercados, de los pronósticos, ni de los coeficientes de apuestas», además de tener que contar con cartelería exterior en la que se indique expresamente que «la práctica abusiva de juegos y apuestas puede producir ludopatía».

De cualquier modo, en la regulación autonómica del juego –decreto 106/2000– y las apuestas –ley 6/2001– se estipula que la publicidad de estos negocios «estará permitida a las empresas autorizadas y no requerirá autorización administrativa previa». Eso sí, no puede «incitar expresamente a la práctica» y debe «respetar, en todo caso, la normativa sobre protección de menores».

En otras ciudades, los anuncios de este tipo se han visto atajados de forma contundente. Es el caso de Valencia, que en febrero prohibió los anuncios de casas de apuestas en pantallas, buses y marquesinas de la EMT.

«Ni la Comunidad de Madrid ni la Consejería tienen nada que ver en temas publicitarios». «Está cedida a exclusivistas y son ellos quienes deciden: no es nuestro negociado. Ellos tienen comprados espacios los gestionan y llevan la publicidad», inciden. 

Fuente: eldiario