Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Las apuestas legales suponen el 4% del PIB mundial

Las apuestas legales suponen el 4% del PIB mundial

El mundo de las apuestas y el juego está en auge dentro del deporte mundial. Por una parte, por la atractiva oportunidad que ofrece como alternativa de ocio (el 4% del PIB mundial según los expertos). Por otra, como mecanismo de esponsorización (300 millones de euros anuales). Y, además, por su incidencia con los amaños en las competiciones (el 1% de los partidos). Por eso, para analizar la actualidad sobre el fenómeno y comprender sus mecanismos y proyectos, AS organizó en Madrid una mesa de debate con cuatro de las patas fundamentales del sector en España: el Gobierno como regulador, las casas de apuestas como motor, los expertos en esta industria como consumidores y La Liga como organismo que persigue los fraudes en el fútbol. Alfredo Relaño, director de AS, moderó el desayuno.

El hielo lo rompió Laura Guillot, consultora y experta en la industria del juego. Lo hizo sin rodeos: “Puede haber todos los acuerdos que queráis para acorralar a los que apuestan ilegalmente, pero es muy difícil acabar con esta lacra. Un ejemplo: estuve hace poco con un grupo asiático muy importante en una reunión en Bangkok, donde las apuestas son ilegales, y me dijeron que se mueve un millón de dólares a la semana por mero capricho. Es más, me llevaron a una habitación roja y me enseñaron una fotografía de un prestigioso entrenador de Champions y me dijeron: ‘Mira, este señor nos llama para darnos las alineaciones antes que a nadie’. Por eso digo que esto es como matar moscas a cañonazos. Pido implicación política. Es un reto y debe afrontarse a lo grande. El 80% de las apuestas en el mundo son legales pero el 20% son ilegales y es ahí donde surge el negocio fraudulento”.

Antonio Costanzo, director de deporte, integridad y relación en Bwin Party tomó la palabra para incidir en la colaboración. Lo hizo en un castellano perfecto pese a que es italiano: “Es muy importante que se colabore a nivel internacional. Hay que trabajar juntos. Si hay sospechas, lo primero es informar al Gobierno. Todos tenemos los mismos intereses. En Europa la mayoría de apuestas son legales. En EE UU el mercado es enorme porque no está regulado. Sólo se puede apostar en Nevada. En Asia, igual. Hace tres años arrancó una convención en el Consejo de Europa contra amaños en la que participaron 18 países. España e Italia todavía no están ahí, pero lo estarán. Es crucial: es el primer instrumento legal para poner bases comunes”.

Fue entonces cuando Carlos Hernández, el abogado del Estado y director general de Ordenación del Juego en España, recogió el guante y dio su versión al respecto: “Nosotros abordamos la regulación de las loterías nacionales y las quinielas y, desde 2012, regulamos también el juego online. La regulación es básica para luchar contra el juego ilegal, y hacerlo de forma coordinada con otros países, un reto en el que estamos inmersos. Lo que también nos importa es que se haga un juego responsable y dejar claro que apostar y jugar no es algo malo si se hace con moderación y siendo consciente de lo que se hace. Antes, el amaño se entendía como el supuesto acuerdo entre las partes para acordar una victoria que beneficie a una o varias de ellas. Ahora hay amaños para, además, ganar dinero con el resultado”. Guillot le matizó: “El negocio aquí es que la casa de apuestas ingrese y el apostante pierda. Según la última Memoria de Comercio Electrónico, el 10% de brokers mueve el 90% de las apuestas”.

Por alusiones. Hernández replicó: “Esos informes tienen poco valor porque no se obliga a las casas a tener sede donde operan. Si el convenio del Consejo de Europa aún no se ha firmado es porque no está claro si se necesitan licencias europeas o nacionales. El juego no es igual en todos los países”.

Llegó entonces el turno para Manuel Quintanar, director del departamento de Integridad de La Liga y mano derecha de Javier Tebas en la lucha anticorrupción en el fútbol: “En La Liga vemos que el peligro está en lo ilegal. Las apuestas suponen entre el dos y el cuatro por ciento del PIB mundial. Aquí se centra el crimen organizado. Nos interesa el fútbol porque él concentra hasta el 35% de las apuestas ilegales. Hay que prestar atención y estar encima de los sectores más vulnerables y de los equipos más modestos. Aun así, en el tenis hay más peligro. Es más sencillo un amaño entre dos que entre veintidós”. Quintanar dio las claves para erradicar el peligro: “La formación es básica desde la base porque el jugador, ahora, no se siente mal si se deja un gol por intereses y luego gana el partido. Eso también es amañar”.

Tras las exposiciones iniciales se abrió el debate en el que también participaron el gerente de AS, Juan Cantón, el adjunto a la dirección Javier Matallanas, el subdirector Pedro Pablo San Martín y el redactor jefe Juan Jiménez. Carlos Hernández corroboró los datos de Quintanar pero avisó de un peligro: “Hay cuotas que se vigilan y en las que se puede detectar un peligro. Pero eso sólo te da un indicio. El problema es que a los traders no se les puede cargar de responsabilidad para determinar qué apuesta es legal o ilegal. Tiene que intervenir la Administración”. Interrumpe Costanzo con la precisión que le otorga ser también periodista: “La regulación es clave si es buena. En Filipinas es regular ya que las apuestas son online pero la recolección del dinero es offline. No se sabe de dónde proviene el dinero y adónde va”. Y fue Quintanar quien cerró este tema: “Por eso La Liga firmó un acuerdo de colaboración con la Policía porque ahí hay más blanqueo que amaño”.

Surge una pregunta clave en la mesa: ¿Hay que prohibir a los deportistas apostar? Quintanar aportó la visión desde La Liga: “Nosotros lo que les decimos a los jugadores es que no apuesten en ningún caso. Con los árbitros por ejemplo no tenemos competencias. Y eso que en Alemania hubo casos de amaños por parte de colegiados (Robert Hoyzer en 2005)”. Lo de prohibir no convence al Gobierno: “Hay prohibiciones subjetivas. En el artículo 6 de la Ley del Juego sí se marca la prohibición a árbitros, jugadores y directivos en las apuestas que hay en sus eventos”. Quintanar replica: “Apostar ilegalmente en otro partido también es amañar. No se le puede dar información privilegiada a un amigo, familiar o pariente. Se viola la ley”.

Bondades. Una vez analizados los peligros, Relaño pide dar un paso hacia lo bueno del juego y las casas de apuestas en el deporte. De hecho, en el último trimestre se han ingresado 20 millones de euros en todos los juegos controlados con un beneficio del 50% para el sector y con una presencia de las apuestas en el 47% del mercado. Surge el tema de los impuestos: “El Gobierno no tiene el juego como una vía de ingresoS”, aseguró Hernández. Las Comunidades tienen competencias para recaudar. En torno al 60% de la publicidad es un elemento regulador esencial”. Guillot no lo ve así: “La Fiscalidad en España es la más elevada de Europa con el 25% de impuestos. Inglaterra tiene el 15%. El patrocinio y la publicidad se reducen por este motivo y por la regulación”. El director general de ordenación insiste: “Creedme. El Gobierno no tiene afán recaudatorio. El ocio es prescindible y la crisis llega a este sector antes que a otros. Se regula porque es lo mejor”.

El director de AS, como moderador, también hace referencia a los reparos morales que existen en torno a las casas de apuestas. De hecho, el Real Madrid no pudo lucir su publicidad en la camiseta en Francia y Suiza cuando Bwin le patrocinaba porque la legislación de esos países lo prohíbe. Ahí, los ponentes dieron unas pinceladas muy interesantes. Costanzo: “Los patrocinios directos de las apuestas en el deporte supusieron el año pasado 300 millones de euros”. Hernández protege al sector: “Es una actividad controlada y no tiene que verse como algo negativo cuando es ocio y entretenimiento”.

Matallanas se interesó por cómo se mide el retorno publicitario de esas inversiones. Costanzo se lo explicó desde la experiencia de Bwin: “Nosotros patrocinamos al Real Madrid y eso es difícil de medir. Nosotros nos hemos renovado el contrato porque hemos cambiado de estrategia. El Madrid ya no era una prioridad. Tenemos 13 licencias en todo el mundo y cada día queremos abrir otra nueva. El dinero no es infinito…”.

Pedro Pablo San Martín, subdirector de AS, sacó un tema para debatir que dio mucho juego: “¿Qué tipo de sanciones hay para los que apuestan de forma ilegal?”. Ahí, Manuel Quintanar desveló una novedadque entra en vigor hoy. “Los amaños siempre son una estafa y era necesario inventar una figura que castigue este tipo de fraudes. Se ha hecho una ampliación del artículo 289 bis.4 sobre manipulación deportiva del Código Penal que entra en vigor hoy para que las apuestas ilegales estén tipificadas. Digamos que se endurece y ahora habrá un grado más de castigo. Podría haber de seis meses a cuatro años de cárcel para el que infrinja la ley”. Algo que ya sucede también con los amaños en el artículo 286.bis tras su último endurecimiento”.

Antonio Costanzo (Bwin) ve este tipo de medidas como algo necesario: “En Europa, la mayoría de apuestas son legales. Debe haber una regulación internacional común, educación, formación, controles y luego sanciones muy precisas ya que en muchos países apostar ilegalmente aún no es delito. El COI, a través del IBIS (Sistema Inteligente de Apuestas Integrales en español), ya hace que se comparta información entre las distintas federaciones internacionales. Hay que formar e incluir en cada Código Penal de cada país que no se apueste jamás. En ningún caso”.

Laura Guillot va más allá en esa lucha por la protección: “También hay que proteger al apostante de la adicción y prohibir que juegue todo aquel que tenga problemas económicos o incluso tenga deudas con el Gobierno. En Singapur ya se hace y en Andorra se quiere hacer. Las puntualizaciones en los anuncios de televisión sobre estos peligros se pone en letra demasiado pequeña y de forma muy rápida. Las campañas son muy estéticas pero poco éticas. El último anuncio de Navidad es un ejemplo: le estás diciendo al que no puede permitírselo que juegue. De forma bonita y sentida, pero prioritariamente que juegue y se gaste el dinero”.

Pluralidad. El Gobierno, en palabras de Carlos Hernández, prefiere no ser tan tajante: “No hay que decirle a la gente en qué invertir. Debe haber responsabilidad y no subjetividades. Por eso hemos lanzado el proyecto jugarBIEN.es, que se ha puesto en marcha por la Dirección General de Ordenación del Juego que dirijo (DGOJ) para potenciar el juego responsable entre los usuarios. Se trata de que quien juegue lo haga con responsabilidad. Lo importante no es si se juega o no; sino el cómo hacerlo. Nos preocupa”.

Hernández también avanzó otra noticia: “Ya hay un borrador del reglamento de Publicidad del juego en el que la DGOJ está inmersa. El reglamento viene a ampliar el entorno regulado del sector, con reglas claras y transparentes para todos con el objetivo siempre claro de que hay que colaborar. Un ejemplo de responsabilidad será recomendar que en las camisetas de la talla niño no haya publicidad. Lo incluiremos con una disposición en el próximo proyecto. Al final, la clave que se persigue es ofrecer un mercado regulado muy atractivo para que los profesionales que se mueven en el mercado ilegal dejen de hacerlo y operen en el nuestro”. Quintanar apuesta también por esa colaboración: “En la Liga vemos muy útil que las casas de apuestas inviertan en los equipos de nuestras competiciones. Habría que establecer casi obligatoriamente que haya colaboración entre las partes. Además debe haber colaboración con el Gobierno, campañas de valores sobre la Ley del Juego y sus prohibiciones, denunciar cuando sea preciso y presentar querellas criminales como estamos haciendo si se detectan a los corruptos. Observamos las cosas más graves y chapuceras. En estos momentos hay cinco partidos judicializados, aunque ninguno fue por las apuestas: Levante-Zaragoza, los del caso Osasuna, Girona-Racing, el Sabadell-Hércules y el Girona-Xerez”.

Tras el debate de dos horas en la sede central de AS quedaron expuestas y aclaradas las diferentes mentalidades respecto a las casa de apuestas y el juego en la actualidad, pero sobre todo se lanzó un mensaje común que sellaron todas las partes: “Caminemos juntos para asentar un mercado de ocio sin corruptos”.

Fuente: Futbol.as.com