Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Andalucía entra en la regulación del juego ‘online’

Andalucía entra en la regulación del juego ‘online’

Una de las novedades que trajo la crisis económica fue la relajación de las normas para las apuestas y el juego en internet a nivel nacional, lo que se tradujo en un florecimiento de negocios, webs y publicidad de esta forma de ganar dinero fácil (y de perderlo) cuando escasean las formas de ganarlo con el trabajo.

Estas webs han sido muy cuestionadas por las organizaciones de rehabilitación de adictos a los juegos de azar por su público potencial –que incluye a adolescentes– y por el peligro de extender la ludopatía.

Ahora la Consejería de Hacienda ha desarrollado un reglamento autonómico, publicado en el BOJA del martes, para la regulación del juego online. Y es que el juego es una de las competencias autonómicas más jugosas: piénsese en los impuestos de un casino, por ejemplo.

Las posibilidades de regular el juego en internet, sin embargo, son limitadas: el reglamento de la Junta solo se puede aplicar a las apuestas que se desarrollen «exclusivamente en Andalucía».

La Administración tiene muy difícil perseguir a una web infractora que se aloje en el extranjero o incluso en los laxos paraísos cibernéticos (con extrañas letras en vez del .com o .es, como .tk, por ejemplo). Las que regula este reglamento deberán, de forma obligatoria, contar con el dominio .es.

De esta regulación escapan las apuestas hípicas, que se contemplan como excepción, y las que comprendan todo el Estado.

Por supuesto, sobre el papel están prohibidas las apuestas a menores, a jugadores en rehabilitación –que voluntariamente piden que se les prohíba el acceso al juego–, así como a quienes puedan influir en la limpieza de las competiciones y las apuestas. La apuesta mínima es de 0,20 euros. La máxima no se especifica.

Entre los requisitos para constituir una sociedad de apuestas destaca la obligación de contar con un capital social de dos millones de euros y una garantía de otro millón. El reglamento también regula la tributación.

Y para los incumplidores, las multas, incluso de más de 150.000 euros, serán al menos del quíntuplo de la cantidad defraudada.