Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Brexit: una grave problema para el Campo de Gibraltar

Brexit: una grave problema para el Campo de Gibraltar

El consejero andaluz de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, Rogelio Velasco, estima un impacto de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) que oscila entre unos 500 millones e inferior a los 1.100 millones dependiendo de si el escenario es optimista o pesimista.

El Brexit supondría, en el caso optimista, un 0,3% del PIB (500 millones) y, en el caso pesimista, un 0,7% del mismo (1.100 millones) en un escenario “en el que la economía andaluza no va a reaccionar”, pero “eso no es cierto”. “Las empresas andaluzas que exportan a Reino Unido ya han redoblado su esfuerzo para exportar a otros países, como Alemania, Estados Unidos o a países asiáticos y compensar posibles pérdidas”, ha explicado Velasco, quien ha destacado que este trabajo hará que el impacto en la economía andaluza “sea menos de los 500 millones, en el caso optimista, y en el peor de los casos, inferior a 1.100 millones”.

En el Reino Unido, según los últimos datos del INE, hay 18.500 andaluces. Son casi tantos como a día de hoy, empresas existen registradas en Gibraltar, 16.818 de las cuales 13.736 se encuentran activas. Catorce mil (14.000) personas, de las cuales aproximadamente diez mil (10.000) son españolas y del resto de nacionalidades de la UE, viven en España y se trasladan diariamente a Gibraltar para trabajar en, entre otros sectores, el reputado, altamente regulado y muy exitoso sector del juego online y servicios financieros. Angustia e incertidumbre son los sentimientos predominantes en el Campo de Gibraltar en relación al Brexit. La colonia británica produce un impacto económico en el Campo de Gibraltar que ronda los 700 millones de euros al año. El 97% de los “llanitos” votó a favor de seguir en la UE. Aunque parezca una roca, Gibraltar es una de las zonas más ricas del mundo. La CIA hablaba en 2014 de 61.700 dólares per cápita. En 2015, el primer ministro Picardo hablaba de la tercera región más rica tras Qatar y Luxemburgo y una previsión de crecimiento de más del 10%. En España, en torno al 3% se habla de milagro económico. Gibraltar no es un paraíso fiscal, pero se le parece, con impuestos como el de sociedades mucho más baratos que en España, con servicios financieros, juego online, turismo, repostaje en alta mar, reparación de barcos y tabaco como señas de identidad, más allá de los monos del Peñón. La riqueza de Gibraltar contrasta con la situación de las poblaciones gaditanas vecinas. El paro en Gibraltar ronda el 3% y en la Línea llegó al 33 en 2017.

“Gibraltar es la mayor fábrica de Andalucía”, explica la Asociación de Trabajadores Españoles en Gibraltar (ASCTEG). Picardo aboga por “garantizar la libre circulación de personas por la frontera, que tengan acceso a sus trabajos por las mañanas y de vuelta a sus casas por la tarde”.

El cierre de la frontera rememoraría los tiempos de Franco, la España de 1969, cuando la población cayó un 40% en la Línea. La tarjeta sanitaria europea, el subsidio de desempleo o la utilización conjunta del aeropuerto también están en juego. La única contrapartida evidente es que volvería los estancos a la zona, ahogados por el contrabando y abocados al cierre en las últimas décadas. Se dice que los “british” saben nadar y guardar la ropa. El llanito y el linense, emparentados por el acento, aunque se miren de reojo, se necesitan más que nunca. Picardo subraya ante el Parlamento que Gibraltar está preparado para cualquier Brexit aunque preferiría que Reino Unido revocara su salida de la UE. La Junta asegura que ese está preparando, igual que el Gobierno de España. Nuestra Señora de Europa es la patrona católica de Gibraltar, a la que dado el panorama rezan a ambos lados de la Verja.