Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Italia, un ejemplo fallido del veto a las apuestas deportivas

Italia, un ejemplo fallido del veto a las apuestas deportivas

Hace un año y medio que Italia decidió vetar cualquier publicidad de las casas de apuestas deportivas, pero no parece que esa prohibición haya contribuido a mejorar el problema de la ludopatía en el país.

El «Decreto Dignidad»,impulsado por el ejecutivo italiano, quería proteger a los colectivos sociales más desfavorecidos y los más vulnerables para este problema. Las primeras estimaciones apuntan a una pérdida económica de más de 200 millones de euros entre los equipos del Calcio, aunque no son ellos los únicos damnificados. También los medios de comunicación del país se han quejado de las pérdidas sufridas por la total prohibición de la publicidad de casas de apuestas, mientras que el negocio de éstas sigue al alza. No parece por tanto que el camino elegido por el gobierno italiano –que podría seguir ahora el liderado por Pedro Sánchez– sea el más correcto.

El Calcio ha sido la primera de las grandes ligas que ha experimentado la prohibición de la publicidad de las casas de apuestas. Un experimento que ahora se mira con curiosidad desde España, donde el aumento de locales se ha duplicado desde 2015. Es en esa proliferación donde se ha puesto el foco y comunidades autónomas como Madrid ya han prohibido la creación de nuevos negocios.

OTROS DEPORTES AFECTADOS

Mientras, en la Premier League el debate ni siquiera existe. La tradición de las casas de apuestas en el país británico es tan grande que hace que los aficionados vean este fenómeno como algo normal. De hecho, el 60 por ciento de los clubes ingleses juegan con una casa de apuestas en su camiseta y prácticamente todos tienen un acuerdo de patrocinio con alguna. En total, más de 400 millones de euros de beneficio.

Un veto a la publicidad en España no solo afectaría al fútbol. Las implantación de las casas de apuestas llega a muchos otros deportes. En la Liga Endesa de baloncesto, hasta diez equipos cuentan con una empresa del juego entre sus socios e incluso dos de ellos –Kirolbet Baskonia y RETABet Bilbao Basket– incluyen en su nombre ese patrocinio. Un extremo que sería imposible si se cumple la amenaza del futuro gobierno en España.