Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Apostar a crédito, el gran peligro de las casas de apuestas

Apostar a crédito, el gran peligro de las casas de apuestas

Reino Unido acaba de prohibir el uso de las tarjetas de crédito para jugar en las apuestas. Se pone sobre la mesa así uno de los peligros que sí se pueden regular y limitar: el del sobreendeudamiento. Pero no solo eso. En este caso, la acción del Gobierno y el consenso de industria y consumidores han hecho posible que empiece a combatir la adicción al juego, que cada vez afecta a un mayor porcentaje de la población, también en España.

Así, desde el 14 de abril, estará prohibido utilizar el crédito para apostar, y esto incluye a los juegos online, con lo que solo se podrá utilizar las tarjetas de débito y el efectivo. Esta medida de los británicos se suma a la que ya pusieron en marcha hace menos de un año, cuando redujeron la cantidad máxima que podía ponerse en juego, unido a los controles de edad e identidad más estrictos. Algo reseñable en un país que cuenta con unos 24 millones de jugadores de los cuales 800.000 usan la tarjeta de crédito.

Reino Unido «lo ha hecho fenomenal», señala la presidenta de Asufin, Patricia Suárez, «porque una cosa es que te gastes tú dinero y otra cosa es que tires de tarjeta para seguir jugando». «El juego tiene muchas vertientes pero hay una que es la de endeudarte para seguir apostando«, algo que termina provocando «una espiral de sobreendeudamiento que eso sí que se puede regular y eso sí que lo puedes limitar», destaca.

«El juego tiene muchas vertientes pero hay una que es la de endeudarte para seguir apostando»

Desde la asociación de consumidores financieros consideran que la aprobación de estas iniciativas «deben ser tenidas en cuenta por el nuevo Gobierno», lo que podría ser un buen estreno de Alberto Garzón como nuevo ministro de Consumo, con competencias específicas en la protección de los consumidores y del juego. Suárez confía en que el nuevo ministro, «economista de formación y cuya preocupación por el juego fue una de sus primeras manifestaciones tras su nombramiento, ponga en marcha una consulta pública para que este tipo de medidas se adopten lo antes posible».

«Soy muy consciente del impacto que una mala salud financiera puede tener en la salud física y mental de las personas, por lo que el problema de las apuestas debe abordarse desde todos los ámbitos que afectan al jugador y sus familias», añade. Es más, explica que la posibilidad de pagar a crédito estos servicios atenta contra la idea de préstamo responsable incluida en la Ley de Economía Sostenible. Dicha ley establece que «las entidades de crédito, antes de que se celebre el contrato de crédito o préstamo, deberán evaluar la solvencia del potencial prestatario, sobre la base de una información suficiente. Asimismo, llevarán a cabo prácticas para la concesión responsable de préstamos y créditos a los consumidores».

Por su parte, desde Facua también solicitan la prohibición de usar el crédito y subrayan que «el pago con tarjetas o la ubicación de cajeros automáticos dentro de las propios locales puede facilitar la participación en ellas, creando un problema aún mayor de endeudamiento de los usuarios y riesgo de adicción al juego».

Según el último informe sobre la evolución del mercado de juego online publicado por la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), las ganancias del sector se han incrementado notablemente en el último año, gracias a que prácticamente todos los usuarios con una cuenta bancaria y un teléfono móvil pueden acceder. Pero también las apuesta presenciales, que han crecido con la apertura de locales, principalmente en zonas cercanas a centros de estudios y en barriadas con menor renta per cápita de las grandes ciudades. De hecho, los jóvenes españoles ven las apuestas como una forma más de ocio, como apunta un estudio de la Fad.