Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Las casas de apuestas pierden a su gallina de los huevos de oro

Las casas de apuestas pierden a su gallina de los huevos de oro

El viernes por la mañana se cayeron la Premier inglesa y la Ligue 1 francesa, y antes de las cinco de la tarde la que cerró hasta nuevo aviso fue la Bundesliga. Con eso, las cinco grandes ligas europeas de fútbol quedaban paradas. Pero tampoco había partidos de selecciones. Ni encuentros de baloncesto de la NBA ni de la Euroliga ni de la ACB. Ni siquiera se corría una carrera de Fórmula 1 o de MotoGP. Tampoco tenis. Ni golf. Ni rugby.

“La crisis global que está provocando el coronavirus está afectando a todos los sectores, también al de las apuestas deportivas”, admiten desde Jdigital, la Asociación Española del Juego Digital, que engloba al 80% del sector, entre ellos operadores como Bet365BetfairWilliam Hill o Sportium, que han recibido un duro golpe. Y que la semana que viene, sin la Champions League, se verán privados de otro de sus buques insignias.

Sin embargo, el mundo de las apuestas siempre está girando. No se permite parar un fin de semana. En las casas de apuestas incluso se puede poner dinero a los amistosos de pretemporada de Suecia como el Östers-Halmstad (2-0), aunque su liga haya aplazado ya sus dos primeros partidos y no empiece hasta mediados de abril. También hay competiciones oficiales que resisten, como la Copa de la Superliga en Argentina, la Liga MX de México, el campeonato Paulista brasileño o la Premier League rusa. Aunque se trate de un negocio muy menor.

“Las cancelaciones a causa del coronavirus de las competiciones más populares afectan a nivel de oferta. Son las que atraen a más usuarios y generan más movimientos”, asegura un portavoz de una de las casas de apuestas online más importantes. “Pero actualmente el mundo es global y la oferta es amplia, con SudaméricaRusiaAsiaAustralia…”, se consuela. La Liga turca, que normalmente pasa casi desapercibida en sus páginas web, fue la estrella del sábado y el domingo.

“Además, dentro de cada partido, hay casi 100 categorías diferentes”. Resultado exacto, gol de tal o cual jugador, resultado al descanso, quién marcará primero…. El abanico de posibilidades en directo es larguísimo.

Los usuarios no lo tienen tan claro. Manuel T. hace desde hace años apuestas como diversión con sus amigos. En la última jornada se la jugó a un gol de Braithwaite. “Pensaba que se estrenaría como goleador con el Barça contra la Real”. Falló en su pálpito. Los blaugrana ganaron con un penalti de Messi. “Una jornada sin fútbol, sin baloncesto, sin fórmula 1 y sin tenis es un mazazo. Va a hacer mucho daño”, opina. “Sobre todo porque en España quienes apuestan son la gente joven. Y no van a poner su dinero en ligas lejanas”, de Sudamérica, por ejemplo. “A los equipos ingleses aún los conoces, sabes quién va bien, pero para apostar bien tienes que tener conocimientos: si ese equipo gana en casa, si es fiable, si su estrella está sancionada, etcétera”, enumera.

“Es como el golf”, compara el usuario. “No suele ser rentable. El golf siempre tiene cuotas altas, pero es muy complicado acertar. Hay entre 20 o 50 jugadores que pueden ganar un torneo”, recalca. Lo mismo supone apostar en un terreno desconocido. Es jugarse el dinero casi a ciegas, viene a decir.

Pese al fin de semana atípico, Jdigital considera que todavía es pronto para cuantificar numéricamente el descenso de actividad. “Todavía no disponemos de datos representativos del impacto que puede generar el Covid-19 en nuestro ámbito”, explican. Nadie se atreve a hacer una estimación. Una cosa sí que tienen clara todos en el sector: sin deporte, por culpa del coronavirus, se han quedado sin su gallina de los huevos de oro. Esta vez, la banca no gana. Pierde mucho dinero.

LaVanguardia.es