Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Codere encarga a Bank of America el rescate de 900M de su deuda

Codere encarga a Bank of America el rescate de 900M de su deuda

La elección de Bank of America se produjo en una reunión del consejo de administración celebrada la semana pasada, según indican fuentes conocedoras de las conversaciones.

Codere es una de las compañías por cuya supervivencia muchos inversores están apostando en contra. Para salvar esta partida, la empresa de juegos ha contratado a Bank of America para lanzar una rápida refinanciación de su deuda, cuyos bonos se han hundido hasta niveles históricos. El grupo patrocinador del Real Madrid asegura tener liquidez para hacer frente al cierre de sus salas y bingos y que pagará el próximo cupón este mismo mes de abril.

La elección de Bank of America se produjo en una reunión del consejo de administración celebrada la semana pasada, según indican fuentes conocedoras de las conversaciones. En dicho consejo, los administradores de Codere analizaron la situación de caja de la compañía, golpeada por el cierre forzoso de sus establecimientos, incluidos los de España, Italia, Uruguay, Colombia y México. En consecuencia, sus únicos ingresos provienen de su negocio ‘online’, que también está sufriendo un fuerte descenso de actividad por la cancelación de los eventos deportivos.

Ante esta coyuntura, Codere acordó la contratación de Bank of America para negociar con los inversores la extensión por dos años, hasta 2023, del vencimiento de una emisión de bonos de 900 millones de euros que inicialmente expira dentro de poco más de un año. Estos bonos, que hace poco más de un mes cotizaban a 90 céntimos de euro, se han desplomado hasta 35, lo que refleja el alto riesgo de quiebra de la compañía. El pasado 27 de marzo, Moody’s degradó la solvencia de la compañía hasta Caa1 o bono basura, con perspectiva negativa.

La intención de Codere es negociar con los inversores para extender este vencimiento a cambio de pagar un cupón mayor. Esto quitaría presión financiera, ya que en estos momentos es inviable la devolución del importe emitido. Según el folleto de los bonos, con el apoyo del 50,01% de los propietarios de estos títulos de renta fija, la extensión sería automática. Pero para conseguir este apoyo, la empresa deberá dar una contrapartida a los tenedores de los bonos, además de una radiografía muy precisa de su situación de liquidez.

Los tres principales accionistas están dispuestos a hacer esa aportación de dinero fresco que se estima en un máximo de 100 millones

Fuentes financieras indican que Codere dispone de dinero en caja para atender sus obligaciones los próximos cuatro meses si las salas siguen cerradas. De hecho, la compañía va a atender el pago del cupón de los bonos actuales, por los que tiene que pagar 28 millones de euros este mes de abril. Además, ha logrado acuerdos con las autoridades para no tener que pagar los impuestos quincenales que debe abonar por su actividad, lo que le permite proteger el ‘cash flow’.

La compañía, que ha aplicado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para el 69% de la plantilla, trabaja en varios escenarios para reabrir sus establecimientos. Y, en función de cuando se produzca la vuelta a la normalidad, Codere necesitaría o no una aportación de sus accionistas. Si la autorización para volver a la actividad se produce entre junio y agosto, tanto en España como en Latinoamérica, el grupo podría resistir sin ayuda exterior y pagar también el cupón del próximo mes de noviembre. Pero si los cierres se alargan, la sociedad requeriría de una inyección de capital.

Según otras fuentes, Silver Point, Abrams Capital y M&G, los tres principales accionistas, están dispuestos a hacer esa aportación de dinero fresco que se estima en un máximo de 100 millones. Los tres fondos oportunistas, que entraron en el capital cuando la empresa sufrió la crisis de 2014, en realidad pretendían vender sus participaciones este mismo año. Pero ante la situación imprevista provocada por el coronavirus, estos ‘hedge funds’ están dispuestos a arrimar el hombro.

Sobre todo porque las acciones de la sociedad cotizan a una vez su ebitda, cuando la media del sector del ‘gaming’ es de siete veces. La cotización en bolsa de Codere se ha desplomado un 53% en lo que va de año.