Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Garzón difunde una increíble guía animando a «divertirse» con la pandemia

Garzón difunde una increíble guía animando a «divertirse» con la pandemia

El ministro de Consumo, tras reírse de la Semana Santa, lanza ahora una insólita guía en pleno drama nacional que considera un juego el confinamiento.

Desde el arranque del Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos, son muchos los que tienen cada vez más clara la convicción de que el Ministerio de Consumo -separado del tradicional binomio que conformaba con Sanidad– no fue más que una creación ad hoc para que el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, no se quedará sin su ansiada cuota de moqueta ministerial.

Al margen de limitar la publicidad del juego online, el departamento de Garzón ha pasado sin pena ni gloria y, en plena crisis del coronavirus, el ministro trata por todos los medios de acaparar algo del protagonismo que cree que merece.

Primero fue, hace varias semanas, ya con el confinamiento de millones de personas en marcha, anunciar en rueda de prensa la perogrullada de que los españoles habían reducido su participación en las apuestas deportivas desde que se decretó por primera vez el estado de alarma. Lo vendió como si fuera un logro propio cuando dicha reducción obedece, por descontado, a que no hay competiciones deportivas.

La última ocurrencia de Garzón

Ahora, para volver a asomar la patita, a Garzón no se le ha ocurrido otra cosa, amén de reírse de los sentimientos religiosos de los católicos en plena Semana Santa, que animar a los españoles a jugar con la cuarentena.

Bajo la denominación de  #LosChallengesDeLosBuenosHábitos, el Ministerio de Consumo ha lanzado una campaña en Twitter animando a los españoles encerrados en sus casas a adquirir «hábitos de consumo responsable«, tales como dejar de fumar, comprar en los mercados de proximidad, cocinar en familia y, en definitiva, a «divertirnos«.

La campaña ha sido recibida con críticas mordaces en redes sociales, que no acaban de entender la última ocurrencia de Garzón. Y coincide, tras su desprecio hacia la Semana Santa, con una abrumadora petición de dimisión del ministro, al menos en las redes sociales, con la etiqueta #garzondimision.