Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

La pandemia impulsa las apuestas a las canicas y las carreras de trote

La pandemia impulsa las apuestas a las canicas y las carreras de trote

El tenis de mesa, las canicas y el misterioso mundo de las carreras de trote suecas se han convertido en el foco de jugadores de todo el mundo ahora que el fútbol, las carreras de caballos y otras destacadas apuestas deportivas han desaparecido a consecuencia del coronavirus.

Las carreras de trote, donde el caballo tira de un pequeño carro donde va subido el jockey en oscuras pistas suecas, suelen atraer a una audiencia nicho. Pero dado que Suecia ha resistido los estrictos confinamientos impuestos en otros países, las carreras de trote del país escandinavo han adquirido trascendencia global gracias a los aficionados a las apuestas.

El corredor de apuestas sueco ATG, que en condiciones normales tiene ingresos semanales medios de 48 millones de coronas suecas (4,4 millones de euros), ha informado de un repunte del 465% de los ingresos internacionales por las carreras de trote desde que estalló la pandemia.

«Hemos tenido socios internacionales anteriormente, como los países nórdicos… pero ante la paralización de todos sus deportes, las carreras suecas son el mejor producto que pueden ofrecer a sus clientes», explicó Hans Lord Skarploth, el consejero delegado de ATG.

Según Global Betting and Gaming Consultants, las apuestas deportivas representan una industria global de 65.000 millones de dólares, donde los eventos más populares son el fútbol, el tenis y las carreras de caballos. Analistas de H2 Gambling Capital calculan que la crisis del coronavirus provocará una caída mundial de las apuestas del 11% este año, desde los 473.000 millones de dólares (435.000 millones de euros) previstos a 421.000 millones.

Ante la suspensión de eventos como la Premier League, Wimbledon y las Olimpiadas de Tokio, los corredores de apuestas y los jugadores han buscado deportes que sigan celebrándose.

GVC, el propietario del corredor de apuestas Ladbrokes Coral, señaló que el tenis de mesa, que suele representar tan sólo el 1% de los ingresos por apuestas deportivas, se había convertido en el quinto mayor deporte y en una importante fuente de ingresos.

Las carreras de canicas, en las que se emiten vídeos de canicas recorriendo un circuito de velocidad, también han dado la campanada. Jelle’s Marble Runs, el fundador de la «Liga de Canicas», ha registrado un aumento de más de 100.000 suscriptores a su canal de YouTube en menos de un mes.

Bet365, que obtiene la mayoría de sus 2.900 millones de libras (3.335 millones de euros) de ingresos de las apuestas deportivas, ofrece la posibilidad de apostar a la liga de voleibol de los Urales rusa y a las carreras de caballos de Florida, que siguen celebrándose a puerta cerrada.

El fútbol sigue representando el 25% de los ingresos por apuestas deportivas de GVC, pero ahora sólo ofrece ligas de países sudamericanos y africanos, y de Bielorrusia, donde el presidente Alexander Lukashenko aseguró que este deporte es «el mejor remedio contra el virus».

El país no ha reconocido el coronavirus como una pandemia, y la Asociación de Hockey sobre Hielo bielorrusa señaló que las cifras de apuestas sobre este deporte habían experimentado un fuerte aumento.

Aunque a algunos deportes les gusta la publicidad extra, también puede crear situaciones problemáticas. Hace unos días se tuvo que cancelar un partido de fútbol de una de las ligas inferiores de Suecia porque cientos de apostantes intentaron contactar con los jugadores y los entrenadores para averiguar sus tácticas y sus alineaciones iniciales.

Pero es poco probable que los deportes minoritarios mantengan la popularidad una vez que vuelvan las grandes competiciones.

«Durante las Olimpiadas de Invierno, participan montones de personas. Durante algunas semanas, nos fascinamos por deportes de los que nunca formaremos parte… Cuando finalizan, el sentimiento hacia ellos es de indiferencia», señaló Tim Crow, un consultor deportivo independiente. «Dudo mucho que ninguno de los nichos que han saltado al radar se queden».