Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

La economía digital ya sostiene más empleo en Ceuta que el porteo

La economía digital ya sostiene más empleo en Ceuta que el porteo

Parte de las 26 sociedades tecnológicas radicadas en la ciudad, sobre todo de juego en línea hasta ahora, a las que en breve se sumarán gigantes como BWIN, abren por primera vez sus puertas tras ser señaladas como una farsa. Ceuta se abre paso como “el mejor emplazamiento” fiscal y la Ciudad baraja construir con fondos de la UE un centro tecnológico de hasta 30 plantas para impulsar definitivamente su «nuevo paradigma económico».

Dos años después de la entrada en vigor de los últimos Presupuestos Generales del Estado de Rajoy, en los que se introdujo una bonificación del 50% respecto al resto de España en el impuesto que grava específicamente los beneficios del sector del juego para las empresas radicadas en Ceuta y Melilla (aquí pagan el 10% en lugar del 20%), las 26 sociedades asentadas en la ciudad autónoma ya mantienen más empleo regular directo (230 puestos de trabajo) que los que sostenía el porteo en los polígonos del Tarajal, considerado durante años el “pulmón económico” local.

El peso de la economía digital en el PIB regional sigue muy lejos del que llegó a tener el comercio transfronterizo, que en los 100.000 metros cuadrados de las naves anexas a la frontera no sumaba ni 200 cotizantes en la ciudad (según la única estimación sobre el terreno realizada por Servicios Tributarios), pero actualmente las tecnológicas ya mueven “al menos 500.000 euros mensuales en sueldos” y “alrededor de 70.000” en alquileres de oficinas, de acuerdo con los cálculos del sector.

Como las raíces, no sobresalen, pero se espera que a medio plazo sostengan el tronco del “nuevo paradigma económico” de la ciudad. Un puñado de ellas han abierto esta semana por primera vez sus puertas para mostrar su “realidad” tras ser señaladas como una farsa.

La casa de apuestas deportivas y casino online Mondobets, que nació en Madrid, fue la primera en desembarcar en la ciudad. Su CEO, Juan Goñi, el pionero, se trajo de la capital a su familia y a toda su plantilla, media docena de trabajadores jóvenes y dispuestos a hacer las maletas. Se instaló en el Paseo de las Palmeras, con el puerto deportivo y el Estrecho como horizonte tras las pantallas de sus oficinas.

En 18 meses ha multiplicado por dos su personal con la incorporación de otros tantos empleados ceutíes. Ahora ve avanzar con ilusión la reforma de la que será su nueva sede, en el edificio de nueva construcción ubicado en la Plaza de África junto a la Asamblea, unos 300 metros cuadrados en los que prevé volver a doblar su plantel a lo largo de 2021.

El sector del juego en línea calcula que las 26 tecnológicas ya asentadas en Ceuta mueven cada mes al menos medio millón de euros en sueldos y unos 70.000 en alquileres de oficinas

Con “perfil bajo”, como acostumbra a moverse el sector, las gigantes que han seguido su camino han ido tomando posiciones en inmuebles emblemáticos como la Casa de los Dragones (888) y en los nuevos edificios de la calle Real (Luckya y, próximamente, Playtech), pero también en el Poblado Marinero, Gran Vía (Suertia), Independencia (Sportium) o el Paseo de La Marina.

Todas las oficinas operan desde la primavera pasada a medio gas, ya funcionen en turnos que cubren las 24 horas o no, con rotaciones para prevenir contagios de la enfermedad del coronavirus y parte del personal teletrabajando.

Junto a los Baños Árabes se ha asentado, en un espacio que recuerda a la ‘estética Google’, blanco y diáfano, con frutas en el recibidor y vigas vistas, Gamesys, una de las compañías acusada de fantasma. Su mánager en España, Raúl Ibáñez, tiene dieciocho personas en nómina. “Un 40%” son caballas, aunque para trabajar ante sus pantallas ha arraigado en la ciudad trabajadores procedentes de Melilla, Italia…

En su caso llegar a la ciudad fue el segundo paso en pocos años. Su empresa salió primero de Gibraltar en dirección a Malta y, atraída por las ventajas impositivas locales, terminó asentándose aquí. Betfred, otra de las grandes, segundo operador en Reino Unido, también eligió Ceuta para poner en marcha su negocio en España. “Hoy en día”, apuntan fuentes de ‘Bet On Ceuta’, “tenemos el marco más ventajoso para operar en la UE si a la bonificación del 50% en el Impuesto sobre el Juego se añaden las relativas a cotizaciones a la Seguridad Social, IRPF, Sociedades, IPSI…”.

También lo ofrece Melilla, pero Ceuta parece haberle cogido claramente la delantera a la ciudad hermana: 26 empresas radicadas (operadoras de juego, pero también proveedores de software, agencias de márketing…) por ocho, más del triple de empresas radicadas, el triple de metros cuadrados de oficinas alquiladas… La ventaja de estar conectada en avión con Madrid no parece haber persuadido más que a Codere.

Dieciséis de las sociedades que han desembarcado en Ceuta durante los dos últimos años proceden del extranjero y sobre las diez atraídas de otros puntos de España el gerente del OAST advierte que «habría que preguntarse si no estarían ya en Malta de no haber llegado aquí».

“El hecho diferencial radica en la implicación del Ejecutivo de la Ciudad, en su apuesta clara y decidida, a la que también da respaldo político el hecho de que el PP y el PSOE sostengan la gobernabilidad local, las iniciativas para dar seguridad jurídica a las ventajas fiscales blindádolas en la Ordenanza del IPSI…”, valoran las empresas ya radicadas, a las que en breve se sumarán otras referentes internacionales como BWIN.

Una vez despejados, con la reciente modificación de la Ley del IVA, los últimos nubarrones que se cernieron sobre su futuro, el sector lo contempla optimista: “La apuesta por la economía digital no puede dar frutos en un día ni en un año, pero cada vez la ciudad es más conocida y para eso las empresas de juego en línea han sido, sobre todo, un gran altavoz de las ventajas de Ceuta”, apuntan sus miembros. Al calor de esos incentivos, el interés de otras tecnológicas de los sectores más pujantes en Internet ya han telefoneado a la Administración local.

Formación específica

La colaboración público-privada ha permitido diluir uno de los primeros escollos que las empresas se encontraron al llegar a Ceuta, el de encontrar mano de obra cualificada. Los alumnos de la primera promoción de los cursos especializados de Procesa para crear cantera de los cinco perfiles básicos que demandan las operadoras de juego en línea (Product Manager; CRM/VIP Manager; técnico en Operaciones de Marketing; en Pago, Fraude y Blanqueo de capitales; y Customer Support) están a punto de comenzar sus prácticas y se da por hecho que “muchos” conseguirán trabajo “aquí o fuera de la ciudad, pues se trata de programas especializados y únicos”.

Los salarios parten de una base de “20.000 euros brutos anuales” y Servicios Tributarios cifra en más de 60 los pisos alquilados gracias al traslado o creación de puestos de trabajo en Ceuta. Frente a la acusación de competencia fiscal con otras autonomías, la Ciudad niega la mayor: “De las 26 empresas ya asentadas un total de 16 proceden del extranjero, por lo que sólo dejan beneficios para la Hacienda española, y con las otras 10 habría que preguntarse si no estarían en Malta de no haber aterrizado en Ceuta, con lo que ingresaríamos el 20% de nada”, advierte el gerente del OAST, Enrique Reyes.

Cubierta con los nuevos cables submarinos instalados la infraestructura de telecomunicaciones imprescindible, “ahora mismo lo que se echa en falta es un centro tecnológico, un espacio en que las empresas de la economía digital podamos contar con una serie de servicios comunes”, apuntan desde las empresas como principal déficit de Ceuta.

La Ciudad también tiene planes al respecto. En su boceto de ideas para recibir fondos europeos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia de la UE se incluye “impulsar un proyecto ilusionante capaz de competir con el ‘World Trade Center’ que promocionan Gibraltar, Valencia o Barcelona”. Entre los proyectos sobre la mesa está levantar un inmueble “emblemático” de “hasta 30 plantas” capaz de modificar el perfil urbano del horizonte de la ciudad desde el Puerto o Hadu y visibilizar un cambio de rumbo del bulto del Tarajal a lo digital.