Pages Navigation Menu

Todo sobre el sector del juego online en España

Brasil podría obtener $9 mil millones al año de impuestos al juego

Brasil podría obtener $9 mil millones al año de impuestos al juego

La reforma del impuesto sobre la renta de Brasil podría ajustarse para incluir la legalización del juego, lo que generaría hasta 50.000 millones de reales (9.500 millones de dólares) al año para las arcas públicas, según el relator del proyecto de ley en el Senado.

La idea es controvertida, ya que probablemente desagradaría a la base evangélica del presidente Jair Bolsonaro en el período previo a las elecciones de 2022, pero el senador Angelo Coronel dice que es una forma efectiva de recaudar fondos para ayudar al gobierno a compensar recortes más audaces en los impuestos corporativos.

«Si hay pérdida de ingresos con la reforma, tenemos que encontrar alternativas», dijo Coronel, quien también es el relator de un proyecto de ley separado que busca legalizar el juego, a Bloomberg News en una entrevista el miércoles. «Uno de ellos podría ser el impuesto al juego».

La reforma del impuesto sobre la renta patrocinada por el ministro de Economía, Paulo Guedes, debe aprobarse antes de fin de año para financiar un nuevo programa social que Bolsonaro pretende lanzar el próximo año. Se ha enfrentado al rechazo de los sectores financiero e industrial que se oponen a un impuesto propuesto del 15% sobre los dividendos. El proyecto de ley fue aprobado por la cámara baja con un amplio margen de votos, pero el apoyo en el Senado es menor.

Los senadores solo respaldarán un impuesto sobre los dividendos si no equivale a una doble imposición para las empresas, dijo Coronel. «Si llevamos a cabo una reforma tributaria en la que no vamos a reducir los impuestos, no es una reforma», dijo.

El Senado realizará al menos cuatro audiencias públicas con grupos empresariales para debatir la propuesta el 27 de septiembre, el relator se reunirá con Guedes para discutir el proyecto de ley.

Coronel espera que el Senado vote sobre el proyecto de ley en noviembre. Si hay cambios, tendrá que pasar a una segunda votación en la cámara baja.